Es curioso cómo ha avanzado el mundo. Hoy día podemos picar verduras en cuadraditos chiquititos con ayuda de una máquina cortadora, y no estar como los cocineros y cocineras de antes cortando y cortando la verdura (cosa que casi se complica si se trata de una ensaladilla rusa).

También podemos leer nuestros libros físicos favoritos mediante un lector electrónico tras convertirlos en virtuales, y podemos publicar todo aquello que nos ocurra (incluso cuando vamos al baño, sobretodo si sufres de estreñimiento y te cuesta horrores terminar) prácticamente al momento en nuestro perfil de cualquier red social popular.

Pero podemos encontrarnos con productos que, lejos de ser útiles lo que son es sumamente curiosos. O no curiosos, sino fabulosos. Y fabulosos precisamente por la originalidad que han tenido sus creadores al pensarlos y diseñarlos. ¿No lo crees? En esta ocasión te proponemos 5 productos o cosas fabulosas que te ahorrarán mucho dinero y esfuerzo.

1. ¿Es una bombilla? Sí, ¡y también una bocina!

bombilla-bocina

Probablemente nos encontramos ante un producto ideal para consultas de médicos. ¿Por qué? Muy sencillo: porque se trata de una bombilla que además de dar luz ¡funciona como una bombilla!. Seguro que se te ocurren más usos.

2. Es un exprimidor, es un cortador de huevos, es un medidor, es un… ¡todo en uno!

todo-en-uno-cocina

¿Cuántas veces no te habrá pasado que al intentar exprimir una naranja para hacer ese delicioso zumo de naranja de por la mañana, no encontrabas el exprimidor y terminabas, o bien por desechar la idea o bien por exprimirlas con tus propias manos? Este invento te ayudará: es un todo en uno que comprende todo aquello que puedas necesitar. Eso sí, como lo pierdas y no lo encuentres estarás –si se me permite la redundancia- perdido.

3. El cubo plegable

cubo-plegable

No mientas. Seguramente que en algún momento te habrás planteado dónde meter el cubo de la fregona. No sé por qué, pero siempre tiene la virtud de estar en medio de todas las cosas. Para este tipo de problemas, el siguiente cubo plegable te ayudará a solventarla fácilmente y en un plis plas.

4. Escurridor de cubertería y platos

escurridor

Si cuentas con una cocina chic y no dispones de espacio para escurrir los cubiertos y los platos (sí, hay veces que el escurreplatos típico que situamos al lado del fregadero resulta cuanto menos poco bonito y atractivo), este escurridor de cubertería te ayudará. Es muy sencillo: solo tienes que desenrollarlo y colocarlo en tu fregadero. Eso sí, cuidado de no mojar la loza, sobretodo cuando ya esté casi seca.

5. El colchón que hace de sillón

colchon-sillon

¿Tienes gente que se va a quedar contigo en casa? Si no tienes mucha confianza, obviamente será complicado que durmáis juntos en la misma cama. También es probable que tengas un sillón sumamente incómodo. Si es así, este colchón hará las veces de sillón. Que tienes que dormir, pues utilizas el sillón… Que vas a ver la carrera de Fórmula 1, pues entonces utilizas el sillón.