Me encantaría saber cuántas veces no has escuchado decir a tus amigos que “odian a esa gente que queda con los demás y luego no dejan el móvil”, ah sí, pero todo esto mientras ellos suben una foto a Instagram. ¿Podemos declarar nuestra adicción a las redes sociales?

Mi cerebro sufre adicción a las redes sociales, no lo niego

Mientras me lees, seguro has recibido algún mensaje de whatsapp, o te ha sonado una notificación de Facebook con algún evento al que te habías apuntado o de un “me gusta” en tu última foto de Instagram. Cómo si las redes sociales lograsen manipularnos.

Pero todos negamos ser unos adictos y echamos la vista hacia los más pequeños, tenemos ese debate de cómo los niños y niñas de hoy en día están enganchados a las tecnologías. Adolescentes incluidos, que se pasan el día preocupándose si una foto no recibe los likes que quieren, porque eso significa que no les ha gustado a sus amigos y por lo tanto que no le tienen tanto aprecio como se piensan.

¿Te parece exagerado?

Gente con adicción a las redes sociales

Adicción a las redes sociales, ¿exageración o realidad?

Mi opinión es claramente que hay una mezcla de ambas cosas, es muy cierto que ya nadie sale de casa sin su teléfono móvil y que los momentos de aburrimiento se han convertido en un “voy a echar un ojo a ver que ha pasado en Twitter”, pero, ¿matar el aburrimiento es malo?

Cómo todos hemos escuchado, hace falta utilizar la tecnología con cabeza y no hacer que esta sea una obsesión, ni una manera de callar a nadie cuando nos molesta.

“Haz que el niño se calle, dale la tablet un rato” el eslogan de cualquier restaurante

Sí, esa frase está presente en muchas comidas familiares, así cómo también el momento en el que todos aseguramos que los niños están obsesionados con las nuevas tecnologías, un argumento que se ha modernizado, antes decíamos “están locos por los videojuegos” ahora sería algo así como “no deja el móvil ni para ir al baño”.

Sin embargo se nos ha olvidado algo muy importante, los niños y los adolescentes siguen sin ser adultos, puede que las largas sobremesas de domingo les aburran, igual que nos aburrían a nosotros en su momento. Entonces nace la estrategia de darles algo para que se entretengan, así es cómo vemos a niños de 3 años mirando dibujos en un móvil o jugando con una tablet. Sin olvidarme de los adolescentes, que comen con el móvil al lado del plato.

Pero de nuevo, ¿de quién es la culpa de esa situación?

La adicción a las redes sociales Generación Z

Pero, ¿por qué nos importa tanto la adicción a las redes sociales?

Criticamos cuando alguien sube mil fotografías de sus comidas, de los zapatos que se ha comprado o de cómo está probando su coche nuevo. Pero las redes sociales también se utilizan para hacer cosas asombrosamente buenas.

Aún así nos da miedo que todo el mundo se obsesione con ellas, que estén en un concierto y prefieran grabar esa actuación en vez de mirarla con sus propios ojos, a mí todo esto me hace preguntarme si ¿No nos estará dando miedo lo finito y por eso queremos inmortalizarlo?

Pero como siempre, el ser humano encuentra una vía de escape, llega la llamada Generación Z.

Generación Z, los verdaderos superhéroes que van a salvar el mundo

Increíble pero cierto, hay personas que están creciendo con las redes sociales viéndolas como una herramienta para cambiar el mundo. Ya no sólo se proponen hacerse selfies si no también hacernos ver la necesidad de cambiar el mundo, esto hace que las agencias de marketing estén perfilando muy bien lo que se avecina.

Esta generación llamada Z se aleja de lo que conocemos ahora, han visto cómo un mundo lleno de gente con estudios y sin trabajo, terrorismo, guerras y cambio climático no les convence. Y aunque el consumismo se disparará por las nubes con ellos, su uso de la tecnología no tiene nada que ver con el nuestro.

Son la generación de la acción, ya no sólo disfrutan de los contenidos, ahora quieren crearlos.

Ya hay empresas que apuestan por este cambio, Starbucks te permite elegir exactamente cómo será tu café y Nike da bastante libertad para diseñar tus propias zapatillas deportivas. Parece que nuestra adicción a las redes sociales, así como el nacimiento de los youtubers ha hecho que tengamos más autonomía para consumir lo que queremos tal y como lo queremos.

Chica con adicción a las redes sociales

¿Y tú cómo vas a utilizar las redes sociales? Cuéntamelo en los comentarios y hazme saber que opinas de la generación que nos sigue o si formas parte de ella, ¿estás conforme con lo que dicen sobre ti?

A mí me ha dejado algo inquieta, sin duda ahora miraré cada tweet que haga con otros ojos.

Y es que ya se sabe… ¡No te acostarás sin compartir una noticia más!

Fuentes: Actualidad Gadget, Paper Blog, Metropolis, El quinto poder.