La línea entre una excepcional campaña de Marketing y la provocación censurable es tan fina que muchas veces no sabemos en qué lado estamos. Las opiniones personales, la moral y la ética son, como los gustos, la cosa mas variable que nos podamos encontrar. Lo que para unos es un gran anuncio que sabe como llamar la atención (me incluyo en este grupo) para otros es una provocación inadecuada y no apta para la televisión.

Ese es el caso de este anuncio para la conocida firma Tom Tom, protagonizado por Alexandria Morgan y firmado por DDB Tribal.

Alexandria Morgan - Spot censurado

Alexandria Morgan, modelo censurada por su ”inocente” anuncio

Como os decía, la marca TomTom ha lanzado recientemente al mercado un nuevo reloj-pulsómetro, el Runner Cardio. La principal ventaja y diferencia de este pulsómetro frente a otros similares es que en esta ocasión no tienes que ponerte una incómoda banda alrededor del pecho (o pechos). Los que hagáis deporte con frecuencia y hayáis usado este tipo de dispositivos, sabéis de que hablo.

Aunque esa banda de la que os hablo ya es bastante incómoda para el pecho de cualquier hombre, no me cabe duda de que debe serlo aún más para las mujeres. De hecho, ni me imagino cómo se la pondrían, en serio, es físicamente imposible, ¿no? Mujeres lectoras, echadme una mano aquí.

Esa es precisamente la ventaja que este spot publicitario intenta resaltar, y vaya que si lo hace. Alguna vez os hemos hablado de cómo la tecnología se pone al servicio de la estética, pues aquí tenemos otro caso. Dejando de lado por un momento, y sólo por uno, el tema principal de la censura y si es necesaria o no, la idea de liberar el cuerpo de los deportistas es genial y realmente necesaria.

Alexandria Morgan - Spot de pulsómetro

El spot en cuestión – un poquito más abajo lo tenéis, no seáis ansiosos – nos muestra a Alexandria corriendo y haciendo uso del gadget con un pequeño y muy ajustado top sin tirantes mientras suena la clásica banda sonora de Carros de Fuego de fondo.

Es cierto que, al llevar sólo ese top, sobresale un poquito el movimiento de sus grandes pechos sobre lo ventajoso del dispositivo. La cámara lenta, el enfoque de la misma y el chaval boquiabierto no ayudan tampoco a centrarnos en el reloj, que practicamente pasa desapercibido hasta los últimos segundos del spot y hasta que aparece el eslogan del mismo.

The joy of running strapless – La alegría de correr sin tirantes

En cualquier caso, el spot se ha pegado un cabezazo con la censura y ha sido prohibido. En opinión del que escribe, censurándolo lo único que se consigue es que un anuncio quizás un poco subido de tono deje de ser eso, un simple anuncio, para convertirse en viral (casi 6 millones de visitas en Youtube) por el simple morbo de estar prohibido. Pero vaya, que sólo es mi opinión.

Juzgad vosotros mismos.

Para mi es otra muestra del doble rasero que se emplea para este tipo de cosas y de mentes un poco atrasadas (si, el que escribe es un hombre, por si no se ha notado). Quiero decir que, no me cabe duda de que lo que se califica de censurable e inadecuado para la televisión se convertiría en gracioso y cómico si fuera un hombre con un par de kilos de más. O en un anuncio más si fuera un sudoroso deportista el que saliera corriendo.

Pero todo son opiniones.. una vez más. Juzgad vosotros mismos.

¿Marketing o provocación? ¿Creéis que realmente merece ser censurado? ¿No creéis que se ven cosas mucho más merecedoras de prohibirse día a día en televisión?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: leaveit2divac dailystar guiaspracticas