Fue ayer mismo cuando volvía a casa después de una larga caminata, mirando al cielo como si acabase de descubrir esa magia que tienen los atardeceres, que pensé en lo bonito que es lo que nos está enseñando Andrea Antoni.

Este hombre -del que probablemente no hayas oído nada hasta ahora- lleva algún tiempo encargándose de mostrarnos lo colorido que puede llegar a ser el mundo, metáforas aparte.

Y quizás el trabajo tan natural y bucólico de este diseñador gráfico me esté provocando algo que pueda asemejarse al famoso Síndrome de Stendhal, así que sólo diré que te prepares para lo que yo denominaría como:

Puke in Pantone

Ya sé que suena un poco demasiado friki (incluso para ser yo) pero descuida, no voy a empezar la casa por el tejado 😉

Así que tal vez deba empezar por lo siguiente:

¿Qué demonios es eso del Pantone?

Con Pantone me estoy refiriendo a la abreviación del Pantone Matching System, que viene a ser una guía de colores creada para identificar y comparar correspondencias de colores y poder controlarlos en procesos gráficos.

Antes de hablar de Andrea Antoni...¿Qué es el Pantone?

Este sistema de correspondencia de colores está basado en una paleta -las Guías Pantone- consistente en muchas tarjetitas de papel sobre las que se ha impreso una muestra de un color. Por ejemplo, una página puede estar repleta de una gama de azules que difieren en su luminosidad.

Pero, como es obvio, no es que esto de los colores haya sido una invención visionaria de Pantone. Venga, que te he leído la mente:

Joder, claro. Habría faltado más

De hecho, ya te hablamos de ello en otra ocasión, pero hay quien ya ha inventado un Pantone en base a los colores de la piel humana.

Y ahora es cuando te llevo al punto del que quería hablarte, porque…

Andrea Antoni ha devuelto los colores Pantone a su lugar de origen

¿Cuántas veces te ha pasado como a mí ayer en esa caminata? Observar el cielo y tratar de distinguir dónde empieza el naranja y empieza el…¿rosa? ¿violeta? ¿burdeos?

Y no tocaré el tema del famoso vestido dorado/azul que tanto dio que hablar, pero si Andrea Antoni hubiera estado ahí con sus paletas de colores Pantone el debate no habría durado ni dos segundos.

Andrea Antoni hace maravillas con el Pantone

Este diseñador gráfico trabaja a diario con estas guías de colores, por lo que debe tenerlas bien grabadas en su cabeza.

Pues bien, cuando Andrea Antoni sale a la calle y visita ciudades, zonas naturales o en general contempla algún paisaje con una combinación de colores que coincide con alguna de las paletas Pantone, hay fotografía al canto.

Andrea Antoni y sus fotografías policromáticas

No, tampoco deja el resultado final a manos del haber tenido buen ojo, y es que Andrea comprueba después vía Photoshop la coincidencia de colores para finalmente añadir a la fotografía su mano con la tarjeta donde se aprecian algunos de los colores que coinciden con la escena.

Lo bonito de todo esto es que la inspiración para este proyecto fotográfico llegó a Andrea Antoni de pura casualidad mientras contemplaba el cielo y vio la concordancia exacta de uno de los azules de la guía con lo que estaba presenciando.

Andrea Antoni y el cielo

Me parece muy curioso cómo alguien puede tener tan buen ojo para hacer algo así. Claro que también con la profesión de Andrea Antoni esto podría venir a ser uno de esos llamados “gajes del oficio”.

El resultado final de las obras llama mucho la atención por lo novedoso y tengo que decir que chapó al respecto. Eso sí: cursi o no, yo me sigo quedando con la escena original.

Porque quizás no llegue a conocer si los colores que estoy viendo son magenta, burdeos o granate, pero seguramente sea más divertido discutirlo con alguien o simplemente apreciarlos mientras estén a la vista, ¿no crees?

Ya sabes: Si te ha gustado conocer estas creaciones de Andrea Antoni…¡dale volumen y comparte! 😀

Fuentes: Pantone, The Chic Flaneuse