Disparos, droga, delincuencia, narcotráfico… esas son seguramente algunas de las palabras que se nos vengan a la cabeza si hablamos de las favelas brasileñas. Quizás sea por culpa de las películas y no sea realmente como las pintan, pero el caso es que a todos nos hubiera parecido difícil pensar que en lugar así se podría encontrar una muestra de creatividad como de la que vamos a hablar hoy.

Pero lo difícil no es imposible y hay quien incluso le ve aún más sentido en llevar el arte en la calle a estas zonas tan pobres y conflictivas. El arte como una manera de darle sentido al sinsentido.

Eso es lo que deben de haber pensando los artistas holandeses Jeroen Koolhass y Dre Urban, más conocidos en el mundillo como Haas & Hahn. Estos artistas llegaron a las favelas por primera vez en 2005 para grabar un documental sobre hip hop pero una vez allí decidieron quedarse y fundar Favela Painting, una organización encargada de llevar el arte a los sitios más insospechados y convertir los barrios pobres en los más coloridos de la ciudad.

Arte en la calle - Rio de Janeiro

Favela Painting Project: el arte en la calle.

Haas & Hahn conocieron por primera vez las favelas en 2005, cuando llegaron a las de Rio de Janeiro. Ahora, 9 años después, el sueño de ambos de crear un mosaico gigante pintando de colores las 2.336 casas de la favela de Vila Cruzeiro está mucho más cerca.

Será un monumento que irradiará el orgullo y la energía de las personas que viven allí y que ellas mismas habrán construido con sus manos

Dice Dre Urhahn (Hahn). Y es que no es para menos, ya que de lograrlo, habrán conseguido realizar la mayor obra de arte urbano de la historia, y en uno de los barrios más pobres y conflictivos del mundo, que no es poca cosa.

Arte en la calle - Boy with Kite

Pero no todo ha sido un camino de rosas, el proyecto Favela Painting, pese a su claro fondo social no ha recibido mucho apoyo de gobiernos ni de inversores privados. Ha sido de nuevo gracias a kickstarter que ha conseguido financiarse, dónde conseguió más de 115.000 dólares provenientes de 1.711 usuarios de todo el mundo.

Cada donación cuenta: un dólar compra una brocha, 100 dólares compran 30 litros de pintura y con 1.000 dólares pagaremos el sueldo mensual de cada pintor, incluyendo un seguro, uniforme y comida.

Nos cuentan en su página web, eso unido a que todos los pintores serán contratados dentro de la propia favela, nos da idea del fondo social y comunitario del proyecto y del bien que le puede hacer a la ciudad. Vila Cruzeiro es una de las favelas más pobres y conflictivas de Rio De Janeiro, con numerosas guerras entre narcotraficantes y fuerzas de seguridad, dónde sólo desde 2010 la policía consiguió hacerse con el relativo control de la favela.

 

El mismo Dre Urhahrn cuenta que ellos mismos tuvieron que ganarse el permiso de los narcos. Os copio lo que dice textualmente:

Cuando llegamos por primera vez a Vila Cruzeiro estaba al 100% controlada por el narcotráfico. Fuimos muy cuidadosos en explicar cada uno de nuestros pasos a los jefes locales. Querían saber nuestra motivación y si existía algún tipo de ideología tras ella. Cuando vieron que el proyecto era por y para la comunidad, sin ningún interés oscuro, nos dejaron en paz para hacer lo que nos pareciese.

Arte en la calle - Haas & Hahn Arte en las calle - Rio Cruzeiro

Haas & Hahn hacen incapie una y otra vez en que el proyecto es totalmente humanitario y que no tiene fines políticos algunos, ya que al parecer una vez liberadas del narcotráfico las favelas, que suelen tener las mejores vistas de la ciudad, se han convertido en un paraíso para los especuladores inmobiliarios y se teme el uso que los poderes políticos le puedan dar una vez terminadas de pintar.

Si el gobierno local intentará, o no, venderlo de cara al turismo de masas no importa. Lo importante es que, si eso ocurre, sea la gente de la comunidad la que gestione el proceso y decida cómo llevarlo a cabo».

En este vídeo de TED que os dejo ahora Haas & Hahn explican cómo comenzó su proyecto y cómo se ha ido desarrollando. Nos habla de cuando llegaron a las favelas por primera vez, del primer edificio que pintaron, de cómo la gente del barrio se animaba y mejoraba el ambiente de toda la comunidad, de los problemas con los narcos, de que ellos mismos vivieron en la favela, y de sus importantísimas barbacoas.

Una forma curiosa, original y atrevida de llevar el arte a una de las zonas más peligrosas del mundo. Hace falta más gente como Haas & Hahn que le pongan pasión a lo que hacen y demuestren que el dinero no lo es todo. Definitivamente unos viajeros inquietos y no unos turistas de viaje 😉

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: favelapainting