Cursos intensivos, intercambios de idiomas, manuales y diccionarios…Son muchas las posibilidades hoy en día para dominar una lengua nueva, pero estoy segura de que ninguna como Babbel.

Verás: Si te proponen aprender a hablar un idioma nuevo en sólo tres semanas con una app ingeniada por más de cien lingüistas, ¿tú qué dices?

¿Que cómo lo conseguirías? Vamos paso por paso 😉

Así son los cursos adaptados de Babbel

Esta app-disponible ya tanto en la App Store como Google Play-opera en siete idiomas: inglés, español, francés, alemán, portugués, italiano y sueco.

Partiendo de cualquiera de ellos, puedes aprender cualquiera de las trece lenguas que te propongas. Si hacemos un poco de cuentas, unas noventa combinaciones distintas entre lengua de partida e idioma de aprendizaje.

¿Un pequeño anticipo de lo que son los cursos de esta app? Este vídeo lo muestra muy bien:

Pues bien, cada curso se desarrolla teniendo el idioma nativo como referencia, partiendo de la realidad de que, no, tampoco controlamos éste a la perfección.

¿El resultado? Se elaboran cursos con estructuras gramaticales y conceptos que le sean familiares al usuario para ir introduciéndose en el nuevo idioma.

Un ejemplo: Un inglés necesita muchas mas aclaraciones aprendiendo español y los verbos traer y cantar, que aprendiendo alemán, donde los verbos- bringen y singen, respectivamente- se asemejan más a la lengua materna.

Así de sencillo es Babbel

Además, tal vez recuerdes la tierna época de ir aprendiendo un idioma en el colegio, con frases sencillas pero poco prácticas como “La casa es roja” o “El gato está en la silla”.

Esto no ocurre con Babbel, donde todo el aprendizaje se centra en los diálogos que se darían en la vida real: presentarte, decir de dónde vienes, o…Cómo pedir una pinta en ese pub irlandés que tanto te gusta :p

¡Ah! Por si se está dando el caso de que ya estás pensando cosas como:

Ufff, es que no tengo tiempo para nada por [inserte tarea rutinaria de la vida moderna]

Honey, nos pasa a todos, y el grupo de lingüistas y expertos creadores de esta app lo saben perfectamente. Por eso, cada lección dura sólo 10-15 minutos. Vamos, lo que tardas en volver a casa en bus o en reposar un ratito después de comer, por ejemplo.

Con las lecciones cortitas de Babbel, ya no hay excusa

Filosofía de aprendizaje made in Babbel

Estos desarrolladores tienen un objetivo claro: hacer que los cursos sean fáciles y divertidos. 

Saben que es complicado conseguir mantener el interés en el dominio de un idioma, y por eso se han esforzado en ofrecer lecciones relevantes y útiles que promuevan nuestra implicación en la lectura, escritura y habilidad a la hora de hablarlo.

La repetición del vocabulario y las explicaciones gramaticales hechas de forma comprensible para el usuario pretenden lograr un progreso notable hasta que cada cual aprenda a dominar el idioma.

Filosofía de aprendizaje Babbel

En definitiva, Babbel no es como ese típico manual que compras y luego queda olvidado: La app se revisa constantemente para que sea siempre lo más efectiva posible.

Así, entre mejoras e innovaciones, la empresa seno de esta app fue nombrada una de las empresas más innovadoras en materia de educación en 2016. ¡Great!

Por mi parte, con una app de estas características, al fin se me quita la pereza para aventurarme a aprender alguno de esos idiomas pendientes desde hace lustros. ¿No te pasa?

¿Utilizas alguna app para aprender idiomas? Si pruebas Babbel, házmelo saber 😛

Y si te ha gustado esto, ¡dale volumen y comparte!

Fuentes: Twitter Babbel, Facebook Babbel