¿Te imaginas caminando hacia un examen de la universidad o hacia tu trabajo mientras un drone con tres altavoces de 450V te sigue poniendo tu canción favorita? ¿O dando un paseo con tu chica por el parque mientras un drone os acompaña con música romántica? Pues deja de imaginártelo, te presentamos Base & Spotify.

Bueno, quizás aún tengamos que esperar un poco para darle esos usos, pero el drone en sí ya existe. Spotify, en colaboración con Base, ha desarrollado para uno de los mejores festivales de Bélgica una sorprendente aplicación: cuando alguien recogía su ticket, un drone le seguía por el aire reproduciendo la canción que ellos mismos habían elegido en el momento de comprar la entrada. ¿Puede haber una mejor forma de empezar un festival?

Base & Spotify, un drone más fiestero que tú.

Reconozcámoslo, hace tiempo que los festivales no son simplemente cosa de si la música es mejor o peor. La distancia, la organización, los amigos que van o no van, el precio, la fama de desfase y otros factores acaban por tener el mismo o más peso que qué artistas van o qué estilo de música es. Al fin y al cabo se trata de pegarse una fiesta con los amigos. Sí, si ponen la música que nos gusta mejor que mejor, pero si nos tenemos que adaptar un poco, pues nos adaptamos.

Que si nuevas tiendas de campaña, que si un nuevo escenario interactivo, que si una nueva pulsera que nos conecta con los artistas, que si un puesto para analizar la pureza de la droga que luego la gente va a consumir.. al final acaba siendo más una feria que un festival, acaba siendo más cuestión de espectáculo que de música.

Base & Spotify - Un drone musical

Esto es lo que debe haber pensado la gente de Base, una compañía telefónica holandesa que se ha asociado con Spotify para llevar a los festivales una nueva experiencia y hacer posible que, si la música no te gusta tanto como quisieras, te pegues la fiesta por tu cuenta con tus temas favoritos.

En esta ocasión, la música viene desde el aire. Se trata de un partydrone, como ellos mismos lo llaman, equipado con un amplificador y tres altavoces que suman un total de 450 vatios, además de un potente equipo de iluminación. El resto ya os lo hemos contado, cuando un asistente al festival compra la entrada, se le pide su canción favorita y, cuando recoge la entrada, el partydrone les sigue por el evento con la canción que hayan elegido.

Base & Spotify - PartyDrone

Hasta aquí la parte en la que apreciamos la innovación, la creatividad y la originalidad de la idea, ahora un poco de crítica. Vamos a ver, si estamos en un festival.. ¿me estás diciendo que ese partydrone va a sonar más alto que los altavoces que tengan montados en cualquier escenario o que el ruido que puedan hacer decenas de miles de personas? ¿Cómo sabe el drone quién soy para seguirme por el festival? ¿Sólo una canción y justo al recoger la entrada?

Quiero decir que, como detalle no está mal, pero ¿realmente es una idea con futuro? ¿Tú que crees?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: psfk