Mucho hay ya escrito sobre edificios de varios cientos de metros de altitud y de rascacielos que cada vez más podrían pasar a llamarse lo que yo denominaría como ‘rascaestratosferas’. Hoy te traigo el edificio más largo del mundo, como lo lees 😉

Y sí, aunque ya te hemos hablado de algunos de estos edificios con formas inusitadas -véase el caso del rascacielos giratorio de Dubái- hoy quiero hablarte de un nuevo concepto de edificio con el que el mundo de la arquitectura nos ha dejado a todos con cara de incredulidad.

El mundo de los edificios más altos es todo un océano rojo de competitividad entre EEUU y otros países cosmopolitas como Dubái o Shangái, entre otros. Pero ya no sólo se va a pasar a jugar con esta dimensión. Verás.

¡El edificio más largo del mundo viene con curvas!

Sí, has leído bien. Si esta parafernalia arquitectónica consiste en acometer grandes obras, que den una impresión visual única y nos deje a todos boquiabiertos, ¿quién dijo que sólo se podía jugar con el factor altura?

Eso fue lo que debieron pensar en el estudio de arquitectura oiio, quienes pusieron sobre la mesa la propuesta del edificio bajo la denominación de ‘Big Bend’, que lejos de confundirse con el emblemático existente Big Ben, vendría a ser algo como “Gran Curva”.

El Big Bend, el edificio más largo del mundo

La construcción de este edificio, de 1230 metros de extensión, ha sido propuesta para una de las calles que alberga un número, no sólo considerable sino creciente, de edificios colosales: La calle 57 de Manhattan o ‘Billionaire’s Row’ la cual ha sido objeto de controversias y debates sobre cuestiones económicas y políticas por este mismo motivo.

En respuesta, este estudio aparcó las posibles discusiones y problemas diseñando el edificio más largo del mundo, aprovechando los aspectos legales de esta zona para crear una estructura con gran parte vendible de la misma sin preocuparse por limitaciones de altura, derivadas de las leyes de zonificación de Nueva York.

Y es que pese a que la estructura en forma de ‘U’ invertida convierte parte del mismo en inhabitable y que el edificio contaría con dos superficies separadas entre sí, el proyecto implica relativamente poco impacto.

Big Bend, el edificio más largo del mundo

Dichas leyes de zonificación y sus respectivas controversias han supuesto un quebradero de cabeza para que distintos desarrolladores consigan sacar el máximo partido a la altura de las construcciones.

Desde este peculiar estudio consiguieron, literalmente, darle una vuelta a todas las ideas concebidas hasta ahora:

Si logramos doblar las estructuras en lugar de doblar las reglas de zonificación de Nueva York, podremos crear uno de los edificios más prestigiosos de Manhattan

El edificio más largo del mundo viene con curvas

Entre otras curiosidades: ¿Te has preguntado cómo funcionaría un ascensor en el Big Bend? Éstos estarían diseñados para moverse en curva y en horizontal.

Además, la fachada del edificio se compondría de una rejilla con grandes ventanas, guardando cierta semejanza con otro famoso rascacielos ubicado en Park Avenue y diseñado por el uruguayo Rafael Viñoly.

Imagina la vida desde lo alto del Big Bend

Como el que sería el edificio más largo del mundo es aún un proyecto sobre papel y no se conoce el uso que se haría de esta construcción, no puedo evitar imaginarme cómo debe ser vivir en un sitio así.

Y no sólo eso: ¿Qué se podría hacer con la parte curva del Big Bend? ¿Se te ocurre algo? Alguna buena locura debería poderse hacer ahí :p

Como siempre te digo, si te ha gustado esto…¡dale volumen y comparte! 😉

Fuente: oiio