La ciencia avanza a pasos agigantados y cuando la tecnología está de su lado va aún más rápido. Pues bien, después de los medicamentos que se imprimen, lo siguiente es la impresión en 3D, o bioimpresión, de cartílagos, tejidos, huesos y, en un futuro, órganos a medida. Si señores, a medida. Huesos a cuarto y mitad, por favor.

Y llegó la impresión 3D con biotinta

Si el mundo de la impresión 3D ya me fascinaba, cuando descubrí lo que podían hacer estas máquinas usando biotinta ya me dejó loca. Parecía algo de ciencia ficción, de película futurista, pero… es algo que puede ser real en unos cuantos años.

¿Cómo funciona? Pues para poder crear órganos, tejidos y huesos a la medida que necesita el paciente, primero necesitan células madre procedentes del mismo. A partir de ello crean una especie de “tinta” biológica, la biotinta, con la que ya podrían construir el tejido que necesitan.

Por ahora solo se han realizado estudios en roedores, a los cuales se les implantó estructuras cartilaginosas, óseas y musculares. En el 90% de los casos, estas estructuras regeneraron el tejido y crearon su propio sistema vascular. Pero para poder crear esos propios sistemas, necesitaron hacer unos microcanales por donde circulasen partículas de nutrientes y oxígeno.Bioimpresora en funcionamientoEstos microcanales son un entramado de micro-estructuras que se imprimen previamente en el tejido o cartílago a implantar. De esta forma, permiten la circulación de los nutrientes y oxígeno presentes en el cuerpo, consiguiendo que se integren en las estructuras impresas, manteniéndolas vivas y logrando que creen su propio sistema de vasos sanguíneos.

Increíble, ¿no? Pues todo este estudio lo lleva a cabo el Instituto Wake Forest de Medicina Regenerativa, en Carolina del Norte, y capitaneado por Anthony Atala, urólogo y cirujano pediatra. Además, este estudio, está financiado por el Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas estadounidenses.

El Instituto Wake Forest ha creado, incluso, su propia impresora 3D o bioimpresora, llamada Sistema Integrado de Impresión de Tejido y Órgano (ITOP). Con ella es con la que trabajan y con la que han conseguido imprimir una oreja con el tamaño adecuado para implantarla en un bebe (mide 38,1 milímetros).

Esta oreja, fabricada con su propia impresora, fue implantada en un roedor y ha conseguido sobrevivir dos meses después de su inserción, además de presentar signos de vascularización, con lo que han comprobado que los microcanales funcionan perfectamente.

La verdad es que a mi estas cosas me fascinan, y si no fuese porque se me atrancaba la química en el instituto y mi intolerancia a la sangre (es ver una gota y marearme), me hubiera encantado participar en un proyecto como éste.

Los pros y contras de la bioimpresión

Creo que voy a empezar con los contras, para variar un poco y así terminar con un buen sabor de boca 😉

Los contras…

En principio en lo que pienso es en el coste que tendría la implantación de alguna de estas estructuras. Seguramente será alto de primeras, con el tiempo bajará, o no, quien sabe. Al final saldrán los bancos para ayudarnos con sus financiaciones y sus tipos de interés “tan buenos”.

Pero lo mejor, es que ya hay empresas que comercializan con tejidos celulares que imprimen con estas impresoras 3D… Es decir, al final habrá empresas que se aprovechen de ello, de la medicina y la salud, para poder sacar provecho. No digo que todas, pero si alguna.

Los pros…

Las colas para esperar un trasplante disminuirán e irán más rápido. No habrá que esperar a encontrar un donante o que alguien fallezca para poder recibir su órgano.

Además, la principal ventaja que le veo, es que al utilizar células madre del propio paciente, los problemas de rechazo e incompatibilidad se esfumaran. Los pacientes podrían dejar de tomar tantos inmunodepresores para paliar el posible rechazo de su cuerpo a un objeto extraño.

También se podrán restaurar partes de tejidos dañados, sin necesidad de tener que trasplantar todo el órgano.

Los milagros de la bioimpresión

Y sí, “milagros”, porque la bioimpresión ha salvado la vida de tres bebes que sufrían la enfermedad de traqueobroncomalacia, enfermedad incurable que afecta a la tráquea haciendo que ésta se colapse periódicamente e impidiendo la respiración normal, provocando en muchos casos la muerte prematura del niño.

Gracias a la impresión 3D, los médicos han conseguido fabricar una férula biodegradable que mantienen las vías abiertas, permiten que los niños respiren con normalidad y ayudan al crecimiento adecuado de la tráquea. Posteriormente, esta férula se reabsorbe en el cuerpo del niño, una vez que ha hecho su función y ha curado la enfermedad.Ferula hecha con bioimpresion

Asimismo, fueron creadas a medida, a la que necesitaban Kaiba, Ian y Garret, para que se adaptaran perfectamente a lo que ellos necesitaban. Todo un diseño personalizado y exclusivo para ellos.

Esto supone un gran avance y una cura en una enfermedad hasta ahora incurable. Algo que da esperanza a las familias de niños afectados de la traqueobroncomalacia, pues este método es extrapolable a los demás.

Así que, yo espero que sigan y sigan avanzando en este tipo de tratamiento a través de la tecnología de la bioimpresión o impresión 3D, porque por ahora los beneficios pesan mucho más que los contras, y eso, es indudable.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Te parece buena idea utilizar la impresión 3D de esta forma? ¿Qué contras le ves? ¿Nos acabaremos creyendo dioses capaces de cambiar la biología humana?

Ah, y no te olvides de compartir, porque compartir es sonreír 😉

Fuentes e imágenes: 20 minutosEl Mundo y ABC.