En los años 60 se creó el Campeonato Europeo de Turismo (CET). Fue el comienzo de la competición entre turismos y todos los fabricantes importantes pusieron sus cartas sobre la mesa. BMW lo hizo con su clásico BMW 3.0 CSL, un elegante, incluso para hoy en día, y rápido deportivo que dio como resultado un coche capaz de circular de forma legal por carretera abierta a la vez que de ganar en circuitos y competiciones.

50 años después BMW rinde homenaje a aquel clásico que se estableció ganador absoluto del CET durante más de 5 años consecutivos. Os mostramos el BMW 3.0 hommage CSL.

BWM 3.0 hommage - 50 años después

El BMW 3.0 hommage CLS, tecnología punta con sabor añejo.

Presentado este año en el concorse d’eleganza, combina tecnología punta con elementos de aquel legendario coche que cualquier fan de las carreras de turismos conoce.

Con el hommage demostramos lo orgullosos que estamos de nuestra herencia y lo importante que el pasado es a la hora de determinar el futuro. El BMW 3.0 hommage nos trae el carácter de aquel clásico modelo al siglo 21.

Así define Adrian Van Hooydonk, vice presidente del departamento de diseño de la compañia de BMW, a su nuevo modelo.

Bmw 3.0 hommage - Otra versión Bmw 3.0 hommage - Exterior

Esta versión moderna del BMW hace todavía más hincapié en la mentalidad de diseño ligero de la que fue pionera el modelo clásico. Diseñado mayormente en materiales de fibra de carbono reforzado en lugar de aluminio, mantiene la misma distintiva forma aerodinámica de la versión clásica pero con todos los avances tecnológicos propios de 2015, como por ejemplo cámaras de visión trasera en lugar de espejos laterales.

El interior también mantiene un estilo vintage y está compuesto de una pieza de madera con toques modernos como interruptores eBoost y un ordenador de a bordo. Los cinturones de seguridad son de 6 puntos y en la parte trasera podemos encontrar un compartimento para dos cascos, al fin y al cabo es, en esencia, un coche de carreras.

En resumen, una preciosa mezcla entre la tecnología actual y el patrimonio de los diseños ligeros, robustos y elegantes de los coches de carreras alemanes de los años 70. Os dejo ahora una foto del modelo clásico para que podáis comparar.

La versión clásica:

BMW 3.0 hommage - Modelo clásico

La nueva:

BMW 3.0 hommage - Vista lateral

Una de esas mezclas entre lo antiguo y lo nuevo que nos dejan buen sabor de boca, de esas que saben mantener la esencia que lo hizo bueno en su momento y combinarlo con lo mejor del siglo XXI, la tecnología.

¿Qué opinas tú? ¿Conocías el BMW hommage 3.0? ¿Algún otro caso similar?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: designboom / hdcar