¿Te imaginas qué pasaría si conectaras tu cerebro a Internet como haces a diario con tus dispositivos smart? Deja de hacerlo: Ya está ocurriendo con el proyecto Brainternet.

Es un hecho que aún queda mucho por conocer sobre el funcionamiento de nuestros propios cerebros, y justamente este es el fin del trabajo de un equipo de ingenieros biomédicos de la Universidad de Witwatersrandn en Johannesburgo, en Sudáfrica.

Así que, vamos al quid de la cuestión:

¿En qué consiste el proyecto Brainternet?

Este equipo de expertos ha conseguido conectar un cerebro humano a Internet en tiempo real a través de la transmisión de ondas cerebrales a esta red, convirtiéndolo esencialmente en “un nodo de Internet de las Cosas”

Brainternet

Se trata de un gran avance en el campo de la ingeniería biomédica conseguido gracias al uso de un electroencefalograma y la transmisión de las señales de éste a un austero ordenador Raspberry Pi.

Así, en primer lugar se registró con electroencefalgrama la actividad bioeléctrica cerebral de una persona, transmitiéndola a este ordenador, el cual a su vez transmite estos datos a una interfaz de programación de aplicaciones, mostrando los datos en un sitio web donde cualquiera puede ver dicha actividad cerebral.

De esa forma, incluso el propio individuo puede apreciar lo que está ocurriendo dentro de su cabeza, observar los impulsos eléctricos de su cerebro.

Adam Pantanowitz, líder del estudio de Brainternet

Lo que se consigue, en definitiva, es lo que explica Adam Pantanowitz, el líder de este proyecto:

Brainternet trata de simplificar la comprensión de una persona de su propio cerebro y el cerebro de los demás a través de la supervisión continua de la actividad cerebral, así como permitir cierta interactividad. En esencia, simplificar la comprensión de una persona de su propio cerebro y el de otros.

¡Pero no sólo eso! Y es que este avance es sólo la punta del iceberg de lo que puede llegar a ser.

Brainternet es sólo el principio

Y es que Pantanowitz también agrega que en su equipo siguen trabajando para lograr una experiencia interactiva más avanzada de la que han conseguido entre usuario y cerebro.

Brainternet es sólo el principio

Parte de esta funcionalidad ya está incorporada, pero está limitada a estímulos como el movimiento del brazo, a lo que este ingeniero añade que:

Brainternet se puede mejorar aún más para clasificar las grabaciones a través de un smartphone que proporcionará datos para un algoritmo de aprendizaje automático. En el futuro, podría haber información transferida en ambas direcciones -de entradas y salidas al cerebro-.

Las aplicaciones de este proyecto podrían llevar a grandes avances en el aprendizaje de máquinas e interfaces cerebro-computadoras, como el Neural Lace de Elon Musk (entre otro de sus muuuuchos proyectos) o el Kernel de Bryan Johnson.

Como aquello de que vivir feliz en la ignorancia nunca ha sido algo que me haya representado, estoy encantada de que al parecer, no queda tanto para poder entendernos plenamente con nosotros mismos.

Mientras tanto, si sabes que te ha gustado esto, ¿a qué esperas? ¡Dale volumen y comparte! 🙂

Fuentes: Twitter, MedicalExpress,VIX