Queramos o no, vivimos en una sociedad superficial y muchas veces absurda que, a menudo, nos obliga a pensar que nuestro físico lo es todo y que si no lo cuidamos, poco conseguiremos.

Una afirmación quizás un poco bestia que estoy seguro que algunos de vosotros compartiréis conmigo, y que muchas otras personas, sobre todo madres y padres, intentan de forma desesperada quitar de la cabeza a sus hijos, lamentablemente, sin mucho éxito.

¨El físico no es lo que más importa¨, ¨Lo importante está en el interior¨ y muchas otras frases de este tipo son repetidas día tras día con el objetivo de, incluso, concienciarnos a nosotros mismos de que es posible. ¿Cuál es el problema? Que por lo general, los que sufren más esto son niños y niñas y no es que se vean muy influenciados por las palabras de sus padres a los cuales ven, en muchas ocasiones, como enemigos desfasados que no saben de la vida.

Con esta idea muy clara y con el objetivo de hacernos ver una realidad a la que muy pocos tienen acceso, la top model Caremon Russel se presentó en TEDx MidArlantic.

Cameron Russell, una modelo que habla claro

No voy a repetir lo que ya has visto en el vídeo porque creo que te habrá quedado muy claro el mensaje pero sí me gustaría transmitirte cuáles son aquellas cosas que más me han llamado la atención y con las que creo que todos deberíamos quedarnos.

La primera, algo tan sencillo que dice al principio como ¨La imagen es poderosa y superficial¨. Aunque no queramos, la imagen es a día de hoy un factor que puede condicionarte en determinadas situaciones. Sin embargo es sólo eso, una herramienta que podrá abrirte determinadas puertas pero que algún día desaparecerá.

Cameron Russell-Victoria´s Secret

La segunda es cómo muchas personas son en la actualidad juzgadas por su imagen siendo imposible para ellas cambiarla. Hablo por ejemplo de todos esos jóvenes de Nueva York que por ser negros o latinos, tienen que sufrir cada año registros como si de delincuentes se tratasen.

En 2001, el 86% del total de adolescentes a los que se paró y registró eran negros o latinos.

Tercero, la importancia de no olvidar nunca que las modelos son ¨objetos¨ en manos de profesionales capaces de manipular totalmente la realidad y de cómo tener las piernas más delgadas o el pelo más brillante no es sinónimo en ningún caso de felicidad sino más bien de inseguridad.

“No soy yo la de esas fotos. Son creaciones de profesionales”.

Comparación Cameron Russell

Por último, y como más importante, resaltar lo duro que es que al 53% de las niñas de 13 años no les guste su cuerpo y que al 78% de las niñas de 17 años tampoco.

¿Cómo podemos conseguir que esas ideas absurdas y superficiales se vayan de la cabeza de las personas y en concreto de los niños? Sinceramente, me cuesta imaginar una solución pero por el momento me quedaré con las palabras con las que Cameron Russell se despide:

Espero que al menos ahora se sientan más cómodos reconociendo el poder de la imagen en la percepción que tenemos del éxito y del fracaso.

Unos nacen hijos de terroristas, otros nacen supermodelos. ¿Qué es mejor? Está visto que depende de cómo te lo tomes.

Así son las cosas, así se las hemos contado. ¿Algo que añadir?

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: babestep/zimbio