Si eres de los que te gusta la montaña y el aire libre, o si simplemente buscas unas vacaciones aisladas del mundo y en las que poder desconectar, este artículo es para ti, sigue leyendo que te gustará. Si por otra parte las emociones fuertes no están hechas para ti, tienes vértigo o no te gustan demasiado los espacios cerrados, deja de leer o vas a tener pesadillas.

Os hablamos de las cápsulas Skylodge, unas habitaciones de lujo totalmente transparentes que cuelgan de un acantilado cien por cien vertical a más de 1200 metros

Cápsulas Skylodge, la montaña y tú uno solo.

Las cápsulas se encuentran en el sagrado valle de Cuzco, en Perú. Para llegar a ellas es necesario recorrer más de 400 metros por una vía ferrata (que no es poca cosa) o subir por una escalera clavada directamente en el acantilado.

Cápsulas Skylodge - Vía Ferrata

Al final de esa escalera nos encontraremos con tres cápsulas totalmente transparentes (un poco de intimidad no vendría mal tampoco, ¿no? al fin y al cabo lo más normal es que vayas de escapada romántica). Imagina un nido de águilas en un acantilado, pues lo más parecido a dormir en uno.

Se encuentran a 122 metros sobre la base del valle y, según dicen, las vistas son espectaculares, especialmente de noche. Miden unos 7 metros de largo y apenas 2.5 de ancho y alto. Han sido fabricadas a mano con materiales aeroespaciales y en interior se compone de 4 camas, un comedor y un baño (no, el baño no es transparente).

Cápsulas Skylodge - Habitación Cápsulas Skylodge - Baño Cápsulas Skylodge - Vista exterior

Al módulo se accede por la parte superior, de forma que el interior es totalmente seguro y podremos caminar por él sin necesidad de arnés ni equipo de seguridad. Cuenta también con 4 conductos de ventilación para asegurar una buena atmósfera y la iluminación se consigue a través de paneles solares. El interior tiene una vista de 180 grados al valle y el mobiliario es de excelente calidad, con camas de lujo y edredones de plumas.

Actualmente cuentan con tres módulos de los que sólo dos están operativos, ya que uno de ellos es de servicio. Así que ya sabéis, si queréis ir, mejor que reservéis con tiempo. El precio es de 1,000 soles peruanos por noche, unos 270 euros.

Cápsulas Skylodge - Entrada superior

Una forma distinta de pasar las vacaciones. Especialmente si te gusta la naturaleza, las cápsulas Skylodge te encantarán. Eso si, tendrás que ir hasta Perú para poder disfrutarlas, ya que no tenemos constancia de que haya nada parecido aquí en España. Una pena, ya que el valle de los Incas mola, pero unas cápsulas de estas colgadas del Mulhacén (3,479 metros) o del Veleta (3398 metros) molarían más 🙂

¿Qué te parece? ¿Te atreverías a pasar una noche suspendido de la montaña? ¿Crees que vale la pena?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: ecoinventos / naturavive