Las series inspiradas en cárceles están de moda, y uno de los temas principales de estas son la de como sus prisioneros traman su escapada día a día. Así que os puedo ir adelantando que los intentos de escapatoria les podrían resultar mucho más complicados si las cárceles giratorias de las que os voy a hablar hubiesen seguido adelante.

¿Quieres conocer estas cárceles que dieron en su momento mucho que hablar?

Cárceles giratorias, “la prisión perfecta”

William H. Brown y Benjamin F. Haugh, en 1881, ante el agobio de los costes de las actuales cárceles, presentaron a varios estados una posible solución a sus problemas: las cárceles giratorias.

Diseño cárceles giratorias

Estas cárceles, consistirían en un cilindro que contendría tres plantas, con un total de 8 celdas por cada una, las cuáles solo tendrían una única puerta de acceso por planta.

Además, se ahorrarían grandes costes de personal, ya que esta pesada estructura cilíndrica podría ser gestionada por un único empleado, que a través de una manivela y un sistema de engranajes podría hacerla girar ese gran y pesado cilindro metálico para sacar al prisionero que le interesara.

Mecanismo cárceles giratorias

¡Cualquiera se escapa de una de estas cárceles con una única puerta de acceso!

La idea era fantástica, en primer lugar ahorrarían grandes costes al fabricar estas nuevas cárceles giratorias, y sobre todo costes de personal.

Fueron creadas de verdad

Estas cárceles giratorias fueron fabricadas, en primer lugar en Crawfordsville, Indiana. Más tarde en Iowa y Gallatin, Missouri. En total 15 centros penitenciarios totalmente operativos, algunos de 2 plantas y otros llegando a la idea original de 3 plantas.

Actualmente se conserva intacto una prisión de dos niveles en Crawfordsville, del cuál el youtuber Tom Scott nos habla en uno de sus vídeos:

¿Por qué no funcionaron las cárceles giratorias?

Aquellas cárceles giratorias no acabaron de funcionar del todo, sobre todo por los problemas que presentaban:

  • Evacuación lenta de los prisioneros en caso de necesitad.
  • Mutilaciones de miembros al girar el cilindro provocadas al intentar escapar.
  • Falta de ventilación y salida de humos.

Interior de las cárceles giratorias

En mi opinión la idea era original, y tal vez perfeccionando un poco el sistema hubieran funcionado mucho mejor.

¿Y si las mezclásemos con la tecnología actual? ¿Funcionarían? ¿Qué piensas? Me gustaría conocer tu opinión como siempre en los comentarios.

Si te gusta esta noticia, ¡corre a compartir, insensat@! 😉

Fuente fotografías: VozPopuli