Seas de donde seas y tengas la edad que tengas, seguramente recuerdes, al igual que yo, esos años de colegio en los que parecía que sacar una nota u otra iba a ser determinante para nuestro futuro.

Meses yendo a clase, largas horas estudiando y haciendo deberes que se volatilizaban en un instante si no conseguías llegar a la nota mínima impuesta por… vete tú a saber quién.

¿Es normal hacer sentir a un niño un inútil total porque no llegó a la nota que le pedían? ¿Acaso significa eso que no ha aprendido nada? Basta con aplicar un poco de lógica para darse cuenta de que el sistema de calificaciones que nos han impuesto no es el adecuado.

De todas formas, para todos aquellos que crean que las cosas están bien como están, os dejo esta charla TED en la que Carol Dweck, profesora de psicología de la Universidad de Stanford, nos habla del poder del ¨todavía no¨ , una teoría que consiste en sustituir los ¨no eres apto, estás suspenso, no lo has hecho bien¨ por ¨todavía no, sigue intentándolo¨.

Carol Dweck y el poder del ¨todavía no¨

Increíble pero cierto. Decir a una persona ¨todavía no¨ hace que se de cuenta de que está en un proceso de aprendizaje. Se le abre un camino hacía el futuro.

Un ejemplo claro es el experimento del que nos habla Carol. Cogieron a 10 niños y les pusieron frente a un problema difícil de resolver para su edad. Dos cosas sucedieron:

  1. Por un lado, se encontraron a niños con una forma de pensar positiva que se tomaron el reto como una forma de aprender.
  2. Por otro lado, niños de mentalidad fija como la mayoría de los que encontramos hoy en día, que se lo tomaron como una tragedia. Sabía que iban a poner a prueba su inteligencia e iban a fallar. Estaban atrapados en la tiranía del ¨ahora¨.

¿Qué ocurre cuando un niño es educado en la cultura del resultado y no del proceso? Pues que, como todos hicimos alguna vez, acudimos a las trampas o a la búsqueda de aquellos que sacaron peor nota para decir eso de ¨Pero mamá, Pablo ha sacado peor nota¨.

¿Cómo podemos aplicar el aprendizaje basado en el “todavía no” de Carol Dweck?

Pero bueno, que no cunda el pánico. Según nos cuenta Carol Dweck hay formas muy sencillas de construir el puente hacia el ¨todavía no¨. 2 en concreto:

  1. Elogiar la sabiduría y no sólo la inteligencia y el talento
  2. Reconocer el esfuerzo, la estrategia empleada para solucionar el problema, el proceso

No parece tan complicado, ¿no? Pues ahí no queda la cosa. En este estudio, también decidieron coger a los estudiantes y mostrarles que cada vez que salían de su zona de confort, cada vez que se enfrentaban a algo nuevo, sus neuronas cerebrales creaban nuevos vínculos haciéndose con el tiempo más inteligentes. El resultado fue fantástico, los niños querían aprender más y más.

Una forma de plantearse la educación ésta cuya eficacia quedó totalmente demostrada cuando hicieron pruebas en colegios de muy pocos recursos como el de Harlem, Nueva York, donde el 95% de los niños pasaron las prueba de examen nacional, o el del sur del Bronx donde una clase de 4º de primaria se convirtió en la número 1 del estado de Nueva York. Tengamos en cuenta que estos niños cuando empezaron sus estudios no sabían casi coger un lápiz.

Carol Dweck y la teoría del todavía no

Creo que Carol deja bastante claro cómo estamos educando niñ@s obsesionados con sacar la nota máxima en un examen para luego olvidar lo aprendido, con esforzarse sólo lo mínimo para cumplir con lo establecido y nada más.

Niños que crecen y se convierten en adultos incapaces de afrontar un problema que les haga pensar más de lo normal y que, por culpa de los que no quisieron ayudarles a ver la vida de otra forma, se ven sometidos a duras situaciones de desempleo ya que ¨las empresas no encuentran lo que buscan¨. ¿Cómo lo van a encontrar? No se educa a los niñ@s para que de mayor sean lo que se necesita.

Seamos positivos y vayamos al remedio. Pensemos que este tipo de educación podría ser implementada, si no en la escuela de tus hij@s, sí en tu casa, con tan sólo empezar a premiarles con sabiduría. Premiarles por el proceso que realizan, por las estratégicas que emplean, por el esfuerzo empleado y sus mejoras, y no simplemente porque al final de la suma, pusieron el número correcto.

Hagamos pensar a los niños que el esfuerzo que no deriva en éxito también sirve y que todo proceso es un aprendizaje. No olvidemos la importancia de tener niños creativos y no sólo zombies del sistema.

Seamos conscientes de esto y, como dice Carol Dweck, creemos lugares llenos de ¨todavía no¨.

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: TED/theatlantic