Los jacuzzis de hoy en día son poco menos que una sala de fiestas en miniatura. Tienen altavoces, iluminación, burbujas, frigorífico… son perfectos tanto para relajarse como para montarse una buena juerga. Pero por muy entretenidos que sean, todas esas posibilidades se limitan a tu jardín, o donde sea que lo tengas puesto.

Con el Collapsible Hot Tub y el Vanish Spa podrás llevarte toda la comodidad de un jacuzzi allá a donde vayas. Analizamos los pros y los contras de estos Spas portátiles así como sus precios y posibilidades.

Piénsalo por un momento, ¿te imaginas levantarte en un festival y tener al lado de tu tienda de campaña tu propio jacuzzi?, ¿o irte con tu novia al campo y ver las estrellas al aire libre mientras te das un baño caliente de burbujas?

Collapsible hot tub - Exterior

Collapsible Hot Tub. El jacuzzi portátil

El Collapsible Hot Tub no es otra cosa que un jacuzzi plegable que nos permite llevarnos la comodidad de nuestra casa allá donde vayamos. Tiene un diámetro de más de metro y medio y una altura de unos 60 centímetros, de sobra perfectamente para sentarnos dentro cómodamente. Plegado ocupa unos 40 centímetros tanto de alto como de ancho por lo que si bien será demasiado grande para una mochila, en una pequeña maleta o bolsa de lona debería caber, en definitiva como una tienda de campaña.

Es perfecto para salir de camping e ir a festivales, donde nos aportaría tanto el relax necesario por las mañanas como el juego por la noche para el after. Tiene un precio de 550 dólares y está disponible en tres colores: negro, amarillo y rojo. Eso si, el calentador de agua que vemos en la foto costará otros 625 dólares, o podemos conseguir el pack completo por 999 $.

Collapsible hot tub - Camping

Ventajas: el Collapsible Hot Tub no necesita ningún tipo de alimentación eléctrica ni mantenimiento, por lo que es perfecto para llevárnoslo allá donde vayamos. Sus posibilidades son muchas y combinado con las nuevas tiendas de campaña B-AND-BEE pueden convertir la incómoda estancia en un festival en poco menos que un spa de lujo.

Contras: el precio es demasiado elevado, ya que para llenarlo necesitaremos una bomba de agua, concretamente nos recomiendan la Honda WX10, que también vale una pasta, 400 dólares. Eso hace un total de 1400 dólares por el jacuzzi, que si bien es portátil, como vemos en la foto se asemeja más a una piscina hinchable que a un verdadero jacuzzi. Estéticamente tampoco es gran cosa y la estructura no parece tan firme como debiera.

Vanish Spa, el jacuzzi inflable.

En esta caso sacrificamos movilidad por algo más de confort. Yo lo llamaría un yacuzzi semiportátil. ¿Por qué? Porque aunque podemos moverlo fácilmente (sólo tenemos que desinflarlo). Además, necesitará conexión eléctrica, así que lo de llevárnoslo a un festival o de camping empieza a estar más complicado.

Los jacuzzis tradicionales normalmente son voluminosos, inmóviles y requieren mucho tiempo para su mantenimiento” Nos dicen los creadores del Vanish Spa.

Vanish Spa - Jacuzzi inflable

El Vanish Spa puede calentar el agua hasta 45 grados e incluye una función de seguridad que apaga el sistema de calentamiento cuando alcanza esa temperatura y que impide que los niños chicos lo enciendan. Además de eso cuenta con 88 chorros de burbujas, cabeceros y porta vasos.

En cuanto a su precio, podemos encontrar dos versiones del Vanish Spa, una para cuatro personas por 599 dólares y otra para seis por 699, coste de envío aparte. Vemos también que estéticamente está más conseguido que el Collapsible Hot Tub.

Ventajas: es fácil de mover (desinflado no es más que una gran lona), tiene pinta de ser bastante cómodo y es de un tamaño más que aceptable. Su precio no es tan elevado como en el caso del jacuzzi plegable y no necesitamos un calentador especial para ello.

Contras: no es cien por cien portátil, ya que si bien es fácil de mover y no es fijo como los tradicionales jacuzzis, necesitaremos tener alimentación eléctrica cerca. Al no ser una estructura como tal sino que es inflable, además de necesitar una bomba de aire, no será tan resistente y tendremos que tener cuidado de no pincharlo, aún suponiendo que la lona sea dura.

Dos inventos distintos en la forma pero con el mismo fondo: evitar que sólo podamos disfrutar del jacuzzi en un sitio fijo. Cada uno con sus pros y sus contras: uno más estético, cómodo y barato que es más bien semiportátil y otro más caro pero fácil de mover y con más posibilidades. ¿Con cuál te quedas tú?

¿Comodidad o movilidad? ¿Precio o posibilidades? ¿Festivales y fiestas o noches tranquilas y relajantes? ¿Electricidad o calentador de gas? ¿Qué elegirías tú? ¡Ayúdanos a decidir!

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: psfk