¿Cómo funciona el cerebro humano? ¿Es tan simple como elegir el mal menor? Esas son algunas de las preguntas a las que se ha propuesto dar respuesta esta investigación de la Universidad de Navarra. Y es que, señoras y señores, para algo de investigación que tenemos en España, vamos a darle un poco de bombo, ¿no?

Muchos de vosotros, y yo me incluyo, habréis leído el título de este post y habréis pensando en cuestión de segundos que si, que si que mataríais a una persona si con ello salvarais la vida de otras cinco. Partiendo de la idea de que no hay factores más complejos como pueda ser que la persona que tenemos que matar es familiar nuestro, o que tenemos que matarla de una forma particularmente cruel y dolorosa, parece una opción simple. O es que soy un psicópata, no lo sé.

La moral y la ética, sin embargo, juegan papeles extremadamente decisivos en este tipo de decisiones. En el estudio se intenta estudiar la respuesta del cerebro ante este tipo de situaciones, pero siempre teniendo en cuenta que dependiendo por ejemplo de la cultura del sujeto del experimento, la situación cambia de forma considerable.

Bueno, sin alargarme más en la introducción, os dejo con un resumen detallado del experimento y sus conclusiones. Desde ya os aviso, si pensáis que es una pregunta simple y no da lugar a duda alguna, os vais a sorprender.

Cerebro humano - El mal menor

El cerebro humano y su comportamiento hacia el ”mal menor”

Muchos estaréis pensando que mediante el concepto del ”mal menor” está claro que la decisión de matar a esa persona está totalmente justificada. Pero, ¿cuál es el proceso mental que nos lleva a eso? ¿Influye la situación de esa persona?

El experimento nos muestra a 5 operarios de tren arreglando unas vías, con el tren llegando a lo lejos. Por alguna extraña e incomprensible razón nos sitúa en el contexto de que esas personas no se van a apartar de las vías del tren, es decir que van a ser atropelladas si o si.

Ahora empieza lo interesante, nosotros podemos salvarles la vida a estas cinco personas. Pero nos plantea dos escenarios distintos.

  • El primero estamos en un puente anterior a estos 5 operarios, estamos allí con otra persona. Si empujamos a esta persona a las vías del tren, morirá, pero las otras cinco se salvarán. No nos da detalles de cómo, al fin y al cabo no importa, suponemos que el conductor del tren pararía o algo así. En cualquier caso es indiferente
  • En el segundo escenario nos encontramos al mismo nivel que los cinco operarios, y estamos situados entre ellos y el tren. Podemos accionar un mecanismo que re-conduciría el tren a otra vía, y en ella es donde estaría la otra persona que, de nuevo por algún extraño motivo, no se movería y sería atropellada.

¿Cuál sería vuestra reacción ante ambas situaciones por separado? ¿Creéis que sería la misma y no influye?

Personalmente me siento incapaz de ponerme en la situación aquí ahora mismo y escribiendo este artículo, pero la verdad que me parece indiferente una situación u otra. Quiero decir que el resultado es el mismo, ¿no? ¿Por qué debería entonces ser distinta mi reacción entre una situación u otra? Voy a salvar a cinco personas a costa de matar a una, ¿cuál es la diferencia?

Pues si que debe de haber diferencia, ya que la mayoría de los voluntarios deciden en menos de 5 segundos no empujar a la persona a la vía si se encuentran en la primera situación. Deciden en coherencia con la idea o principio del rechazo a dañar a otra persona.

Sin embargo, en la situación segunda, y tardando dos segundos más en decidir (desde un punto de vista práctico no aporta mucho, pero desde uno científico es muy significativo) la mayoría opta por alterar la dirección del tren. En este caso, no les importa dañar a la otra persona, parece como que al ser el daño indirecto, se sienten justificados.

Los datos técnicos y científicos del experimento no los voy a comentar, más que nada por no entiendo ni jota, pero en el vídeo los tenéis para los que seáis más curiosos.

Cerebro humano - Toma de decisiones

Lo cierto es que realmente se trata de un experimento interesante, ya que mezcla el funcionamiento y los impulsos naturales del cerebro con las creencias morales y éticas de cada persona en cuestión, poniendo ambas variables en relación. Un tema muy interesante sin duda.

Si os ha gustado, éste es sólo el segundo vídeo de la investigación de la Universidad de Navarra ”Los secretos de tu cerebro”. Echadle un ojo al resto por que son interesantes.

Me deja pensativo el tema de que la gente se muestre tan reacia a empujar a una persona en el caso uno, pero no tenga problemas en matarla de forma indirecta en el caso dos. La verdad que me suena a hipocresía y, hablando claro y con perdón, a falta de pelotas para mancharse las manos cuando es necesario.

¿Qué opináis vosotros? ¿Hipocresía o moralidad? ¿Cómo reaccionarías ante las distintas situaciones?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

 

Fotos vía: mindwerx / icr / aleteia