*Post actualizado al final

Si alguna vez has intentando montar tu propia startup, te habrás dado cuenta de que hay 3 cosas muy importantes que se necesitan para que todo avance: dinero, un gran equipo y un lugar donde trabajar.

¿Qué ocurre? Que encontrar esa oficina inspiradora a la que te den ganas de ir cada mañana y donde tu equipo se sienta como en casa no es nada fácil. Más de un amigo tengo yo trabajando día y noche en habitaciones sin ventanas que yo definiría como zulos.

Supongo que sufriendo este mismo problema, unos chicos han desarrollado Cribb, la startup que hará que muchos emprendedores consigan la oficina de sus sueños, al menos, durante un tiempo.

Cribb, intercambiando casas por porcentajes

El servicio de Cribb es muy sencillo: ponen en común inversores, celebrities y atletas (gente con pasta) que tienen más de una casa sin usar, con startups que buscan como locos un lugar donde trabajar.

Una idea simple de narices pero muy molona y que ha sido descrita como el Airbnb de las startups. No me extraña si tenemos en cuenta que últimamente no hacen más que salir empresas que se consideran la Airbnb o la Uber de su sector. ¡Qué pesadilla, un poco de originalidad!

Casa en Cribb

Todo muy bonito pero, ¿qué recibe el ricachón a cambio de ceder su casa? En concreto entre un 3% y un 6% de la startup a cambio de entre 3 y 6 meses de alojamiento. Un porcentaje un poco exagerado desde mi punto de vista la verdad.

Además, Cribb se hace llamar ¨una incubadora diferente¨ porque no sólo te buscan oficina sino que te ayudarán a desarrollar tu startup. Es decir, que el rico ofrece la casa que NO usa y se despreocupa, ya que habrá otras personas al tanto de que el negocio funcione. No te quepa duda de que si me toca el euromillón me verás en Cribb.

¿Cómo solicitar mi mansión?

Si tienes una startup, eso sí, de entre 1 y 5 miembros, y quieres optar a una de estas impresionantes casas, lo que tienes que hacer es rellenar la aplicación que encontrarás en su web y esperar a que ellos la revisen y te digan qué les pareces. Que te elijan o no dependerá en parte de lo innovadora y disruptiva que sea tu idea, de que te dirijas a un mercado emergente o no, y del buen equipo que seáis.

En caso de que les gustes, se pondrán a la búsqueda de una persona interesada en tu proyecto y, una vez la tengan, os sentaríais a negociar el tiempo que os alojaríais, el porcentaje que le dais y demás temas.

Eso sí, lamentablemente tengo que decir que por el momento sólo están en Estados Unidos por lo que estaremos atentos a ver cuando vienen por aquí.

Localización Cribb

Os hago una propuesta

Ya que Cribb no ha llegado a España todavía, ¿por qué no intentamos hacerlo nosotros a través de este post? Animo a todas aquellas personas con casas vacías y ganas de invertir en Startups a que pongan un comentario ofreciéndose.

A su vez, animo a todas aquellas startups interesadas en una casa donde alojarse a que lo pongan también. Para romper el hielo, empezaremos nosotros.

Estimados propietarios de una vivienda vacía, No Sólo Tendencias os pide que nos deis un hogar donde trabajar y levantar nuestro imperio. Somos muy trabajadores y sobre todo buena gente. El dinero no tardará en llegar a vuestras manos y, lo que es mejor, estaréis más informados que nadie de lo que pasa en el mundo.

PD: si la casa tiene piscina mucho mejor pero tampoco nos vamos a poner exquisitos.

Espero los comentarios de todos aquellos dispuestos a que nos sentemos a negociar, de todos aquellos que necesitéis una oficina, y de aquellos interesados en ceder su casa a cambio del % de una startup, aunque no sea la nuestra.

Actualización

Cuál ha sido nuestra sorpresa cuando, al poco tiempo de lanzar este post, nos encontramos que Cribb ha cambiado por completo, algo de lo que te habrás dado cuenta si comparas lo que contamos nosotros con lo que pone en su web.

Y es que ha pasado de ser una empresa que conecta a millonarios con startups a un simple campamento de 12 semanas en el que te enseñan a desarrollar aplicaciones para iOS.

¿Mis sensaciones? Por un lado lo entiendo ya que seguramente no habrán sido capaces de encontrar en sus usuarios esa motivación que pensaban que existía, pero por otro lado me quedo con una extraña sensación de decepción. Y es que una cosa es que cambies el rumbo de tu startup o como los del gremio decimos, pivotes, y otra cosa es que te vayas a algo tan típico y poco innovador como un campamento de desarrollo de apps.

Bueno, quizás les va mejor en el cambio. Yo por mi parte les deseo todo lo mejor.

Lo bueno, se comparte y más si estamos pidiendo oficina.

Fotos vía: Cribb