Todos sabemos lo difícil que es marcar la diferencia en un mercado laboral cada vez mejor preparado. Ante una situación así, la creatividad apremia, y es que explotar nuestra imaginación puede ser nuestra mejor baza para distinguirnos del resto.

El diseñador Andy Morris lo sabe bien, y aunque ya se han visto casos de currículum bastante locos, él ha ido un paso más allá y ha diseñado su currículum con un muñeco de LEGO.

Éste es el currículum con un muñeco de LEGO

Este artista es conocido por algo que escasea cada vez más -y más aún en el mundo laboral- como es su aportación al día a día de dosis de alegría y optimismo, que usualmente difunde a través del uso de juguetes, como ya habrás podido deducir.

Andy Morris, diseñador del currículum con un muñeco de LEGO

Así que aprovechando esta cualidad como ventaja competitiva a la hora de buscar empleo, debió pensar algo como:

Caminante, no hay camino. Se hace camino al andar

Y es que mezclando alegría con creatividad, estaba claro que de su cabeza saldría algo menos convencional que un currículum impreso, así que se puso manos a la obra.

El paquete donde viene el currículum con un muñeco de LEGO

Como resultado: un currículum con un muñeco de LEGO hecho a su imagen y semejanza, listo para tocar las puertas de sus posibles contratadores.

No le falta detalle a esta pequeña figurita customizada: ahí está la versión plástica y a escala de Andy, con su ordenador portátil en una mano y un diminuto currículum en la otra.

El muñeco de LEGO que sirve como currículum

Para completar el detallazo el packaging no podía fallar, así que el artista diseñó también una imitación de las cajas de LEGO, incluyendo ahí los links a sus página web, su portfolio, experiencia laboral y filosofía.

El currículum con un muñeco de LEGO

Aunque aún no tenemos noticias de si ha habido éxito en la búsqueda de trabajo de este diseñador, le deseo muchísima suerte porque…¡menudo crack!

Optimismo convertido en un muñeco de LEGO

Si algo me queda claro con casos como éste, es que el optimismo es contagioso, y que mantener la esperanza incluso en estos tiempos es algo realmente valioso.

Imagina que eres tú quien decide si contratar a Andy y recibes un currículum con un muñeco de LEGO. Incluso si no es el perfil que buscas, ¿no te alegraría el día semejante muestra de originalidad?

Y si fueras Andy: ¿no creerías que has dado una lección inspiradora al mundo? ¿te habría motivado el mero hecho de haber creado este muñeco?

Yo lo tengo muy claro: ¡Sí a todo! Y espero tu opinión. ¡Hay que mojarse!

Si te ha gustado, vamos: ¡dale volumen y comparte! 🙂

Fuente: Abdullah Yahia