Aunque sea algo tarde, ya puedo desearos feliz 2017 porque no he tenido ocasión de hacerlo antes y como siempre, muy a mi manera, quiero iniciar este nuevo año con un vídeo que espero que marque la diferencia: Dear Daddy.

“Dear Daddy” la carta narrada en vídeo que se volvió viral

Pero no te asustes porque esto no tiene nada que ver con la corriente de vídeos de daddy issues que está por Youtube, en caso de que no lo conocieras y hayas buscado… ¡Te pido perdón!

Este viral se trata de una carta imaginaria de una chica que aún no ha nacido, dirigida a su padre. El vídeo está dirigido por Jakob Ström y nace de la asociación sin ánimo de lucro Care Norway, una de las extensiones de la conocida Care International.

En el vídeo se habla de la importancia de prevenir la violencia doméstica desde la raíz, es decir no permitiendo comentarios sexistas o comportamientos sociales que conviertan a la persona en un objeto.

Y para los/las que pongan los ojos en blanco pensando que se trata de otra campaña sobre el abuso sexual o mujeres maltratadas, le invito a sentarse con nosotros 5 minutos, que es lo que dura el vídeo, y a darse cuenta de la importancia que tiene saber pararlo a tiempo.

quote Dear Daddy

¿Por qué es tan fuerte el vídeo de Dear Daddy?

Antes de que veas el vídeo sabes que me gusta que nos situemos un poco y que puedas entender la fuerza del mensaje que envían. Y este vídeo tiene una lección que darte bastante importante, y más si vas a ser o eres padre.

Todo empieza con esta niña que aún no ha nacido, pidiéndole un favor a su padre, ya que le avisa que ella nacerá mujer y eso significa que con tan sólo 14 años de edad ya le habrán llamado puta más de una vez.

Claro, para muchos/as, incluyéndome a mí, eso es el pan de cada día en el patio del colegio. ¿Entonces por qué es tan importante no permitirlo?

Tal y cómo dice el vídeo, este tipo de comportamientos pasan desapercibidos, es cosa de niños y muchos padres apenas hacen caso de esas riñas tontas.

Sin embargo, cuando esa chica crezca y por culpa de esos prejuicios, algunos habrán intentado tocarle sin su permiso en cualquier discoteca porque lleva un vestido bonito, o habrán intentado sobrepasarse cuando ella esté borracha. Ah claro, que es su culpa por haber bebido ¿no?

imagen Dear Daddy abuso

Es ahí donde el vídeo quiere que te pares a pensar, ¿hasta qué punto todo lo que debe aguantar una persona es culpa suya? Muchos de nuestros actos vienen reflejados por la actitud social que tenemos.

O aún peor, aceptamos muchos de esos comportamientos porque pensamos que las víctimas se los han buscado, que los han provocado. Y yo te pregunto a ti, ¿desde cuándo una noche de borrachera da permiso a que hagan contigo lo que quieras?

A que te toquen sin tu consentimiento, aunque digas que no y quede como una broma. E insistan, porque claro, así se cortejan las personas, insistiendo. ¿Lo ves ahora, verdad?

Ya te lo contábamos con la charla que dio Christopher Bell sobre la ausencia de superhéroes femeninas, esto no dista demasiado. Si todos participamos de ello, todos tenemos culpa.

Un cambio de actitud es lo que todos necesitamos

Todo esto me hace pensar que el problema siempre es el mismo: nuestra forma de actuar y dar todo por sentado.

Y es que una de las partes que más me ha impactado del vídeo es cuando se dicen las siguientes palabras:

Querido Papá, así que este es el favor que quiero pedirte. Una cosa siempre lleva a la otra. Así que por favor detenlo antes de que tenga la oportunidad si quiera de comenzar. NO dejes que mis hermanos llamen putas a las chicas, porque simplemente ellas no lo son.

Chica Dear Daddy

Esto me ha hecho pensar en mi propia experiencia personal y me ha sorprendido la cantidad de veces que me he visto reflejada en estas situaciones:

  • Para defenderse en una discusión alguien me ha llamado zorra, guarra o puta.
  • He tenido que caminar por mitad de la discoteca bajándome el vestido porque no quería que pensasen mal de mí.
  • He apartado manos que eran demasiado largas en algún bar.
  • He recibido un insulto por declinar una invitación que no me interesaba, como por ejemplo un cubata al final de la noche.
  • Me han llamado estrecha por no dejar que me metan mano en la primera cita.

Y por desgracia, podría seguir. Sobre todo porque yo misma habré sido partícipe de la lista de muchas otras personas, eso me pone la piel de gallina.

Dear reader, tengo que pedirte un favor

Ahora soy yo quien te pide un favor a ti, se trata de algo muy sencillo que podemos hacer entre todos: te pido que no dejes pasar otro día sin que cambies tu manera de pensar.

Cuando acabes de ver el vídeo, ojalá, consiga en ti un efecto que haga que cuando estés delante de alguna situación que requiera de alguien que diga bien alto “BASTA” seas tú quien lo haga.

Por mi parte créeme que lo tendré en cuenta. Si te ha gustado el post y quieres compartir tu opinión con nosotros ya sabes que tenemos un espacio para comentarios maravillosos que te están esperando.

Ahora ve a contárselo a los demás, y es que ya se sabe… ¡No te acostarás sin compartir una noticia más!

Fuentes: Huffington Post, Cosmo