Hace unos 10 años, tuve la oportunidad de conocer a un hombre que me contó una historia que nunca olvidaré.

“Cuando tenía 18 años me levanté temprano como cada sábado para dar una vuelta en bici. Llevaba años haciéndolo, era joven, toda una vida por delante, nada malo podía pasarme. De repente, algo salió mal, un coche me llevó por delante. Cuando volví a abrir los ojos me di cuenta de que nunca más volvería a andar“.

Desde ese día, nunca dejé de pensar en 2 cosas: lo rápido que te puede cambiar la vida, y la necesidad de investigar y desarrollar compuestos, tratamientos y sistemas que permitan volver a andar a las personas que han sufrido un accidente de este tipo.

Con todo esto en mente, hace poco leí un artículo que quería compartir con vosotros. Hablaba de una investigación publicada en la revista Nature en la que un grupo de científicos del Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos e Ictus de Bethesda (EEUU) habían logrado reactivar los músculos paralizados en más del 80% de los animales empleados en los ensayos.

Recuperar la movilidad de los músculos paralizados, más cerca que nunca

Así es, este grupo de científicos liderado por Lyn Jakeman, quien ya recibió en 2011 1.7 millones de euros para investigar sobre este tema, ha conseguido desarrollar un compuesto químico, un nuevo péptico intestinal vasoactivo (IPS), con el que 21 de 26 roedores con lesiones medulares habían sido capaces de recuperar la capacidad de orinar o de moverse.

¿En qué consiste este tratamiento? Lo que hace este nuevo compuesto es apagar los receptores de proteoglicanos en las neuronas (las moléculas que mantienen la estructura del sistema nervioso central) viajando a través de las membranas y de todo el sistema nervioso central. De esta forma, se mueve fácilmente entre el tejido lesionado pudiendo inyectar el compuesto directamente en la médula espinal.

Recuperar movilidad de la médula espinal

Un tratamiento un poco complicado de entender para aquellos que no somos expertos en la materia pero que se plantea como un gran avance en este campo.

En palabras de Lyn Jakeman:

“Este tratamiento es un gran paso hacia la identificación de un nuevo agente para ayudar a las personas a recuperarse totalmente. “

Cierto que todavía queda mucho camino por recorrer y que quizás tengamos que dar alguna paso atrás para conseguirlo. Sin embargo, mola ver cómo hay personas que están haciendo cosas extraordinarias para que otras personas puedan recuperar la vida que tenían antes.

Estaremos atentos a ver cómo avanza todo ya que, este tipo de cosas, sí que merecen la pena ser compartidas.

Fotos vía: negromirlo/actualidad.rt