Aunque para muchos realizar inversiones en plataformas de crowdfunding sea una perdida de tiempo, entre otras cosas, por la masividad de proyectos que llegan y la poca calidad de estos, recibimos noticias que nos hacen recuperar la esperanza, al menos, en el equity crowfunding.

Para aquellos que tengas dudas respecto a lo que es el equity crowdfunding, aclarar que, a diferencia del crowdfunding de siempre como es, por ejemplo, Kickstarter, en este se recibe a cambio de la inversión una participación en la empresa y no un regalo tipo una camiseta, una primera versión del producto etc.

Pues bien, E-Car Club, una de las primeras empresas que buscó inversión en la plataforma de equity crowdfunding Crowdcube, ha sido comprada por la compañía de alquiler de coches Europcar, suponiendo esto un interesante retorno de inversión para todos los que en un principio confiaron en ella.

E-car, una desinversión exitosa

Consumo colaborativo, pago por uso y consumo eléctrico son 3 fenómenos que sabíamos que eran tendencia absoluta y de los que Chris Morris y Andrew Wordsworth supieron sacar el máximo partido al fundar, allá por 2011, E-Car Club, el primer club para empresas y comunidades para compartir coches completamente eléctricos en Reino Unido.

Un proyecto con un gran carácter social y que llamó la atención de 63 pequeños inversores que pusieron desde 10 euros hasta 21.000 ayudando en 2013 a conseguir a E-Car Club, las 100.000 libras que necesitaban.

Equipo E-Car

La plataforma Crowdcube nos deja una interesante infografía para mostrarnos cómo fue todo el proceso.

Una venta la de E-Car Club que no sólo será beneficiosa para los inversores iniciales, sino que también para la propia empresa la cual espera reunir los recursos necesarios para llevarla más allá sin perder su razón de ser.

En palabras de Christopher Morris:

Al unir fuerzas con Europcar, tendremos acceso a inversión sustancial y a los recursos que necesitamos para acelerar nuestro crecimiento y llegar a más comunidades.

Nuestro negocio seguirá basándose en un objetivo social: mejorar la movilidad a nivel local mientras se reduce el coste y el impacto medioambiental de cada trayecto que se realiza.

Una forma de invertir la del equity crowfunding que cada vez está cogiendo más fuerza y que creo que irá a más sobre todo por las cantidades tan bajas que permiten invertirse. Eso sí, espero que no acabe convirtiéndose, como ha pasado ya en el crowdfunding, en una forma más de publicitar proyectos que no van a ningún lado.

La pregunta aquí es: ¿será E-Car Club un caso aislado de esos que tardan años en volver a repetirse? Sinceramente no sé si años pero me da a mí que esto no es el comienzo de una bocanada constante de proyectos de éxito.

Lo bueno, se comparte

Fotos vía: Crowdcube/eta