Desde hace unos años, cada vez son más las alternativas que nacen para crear un mundo más sostenible, más amigable con el medio ambiente y los seres que le rodean.

En este caso, se busca no depender del tan ansiado petróleo y para ello han creado eHigway, la primera autopista eléctrica para camiones.

Pero… ¿qué es una autopista eléctrica?

Si hace unos días os hablábamos de la ruta 66 y el sueño de convertirla en una ruta más ecológica, hoy os traemos la primera autopista eléctrica para camiones situada en Suecia.

Una autopista eléctrica es aquella que provee a los vehículos que circulan energía constante. Esta energía la pueden emplear tanto para recargar sus baterías como para impulsarse.

Con ella, buscan no depender del combustible fósil en los medios de transporte, objetivo que se ha marcado Suecia para el año 2030.

Por ahora, solo se ha instalado un tramo de 2 kilómetros y se están realizando pruebas con dos camiones híbridos diésel. Estos dos vehículos han sido fabricados por Scania en colaboración con Siemens, quienes se han sumado para ayudar a conseguir tan ambicioso objetivo.

Y… ¿cómo funciona una autopista eléctrica?

Componentes del camión híbrido

Para su funcionamiento, los camiones llevan instalados, en la parte superior, unos pantógrafos inteligentes que se conectan y desconectan a la catenaria incluso a velocidades de 90 km/h.

Un pantógrafo es la parte superior que llevan los trenes o tranvías comunes que podemos ver en muchas ciudades. La parte que se conecta al cableado eléctrico de la red ferroviaria. Y, una catenaria, es el tendido eléctrico de los ferrocarriles o tranvías. 

Es decir, cuando los camiones híbridos llegan al tendido eléctrico (catenaria), los pantógrafos inteligentes se conectan automáticamente, proveyendo de energía al vehículo y haciéndolo independiente del consumo de gasóil para su circulación.

Estos camiones y la autopista eléctrica serán probados durante dos años, en los cuales se reunirán pruebas para comprobar su eficacia, beneficio y viabilidad a largo plazo.

Si finalmente el proyecto sale adelante, el consumo de combustibles fósiles bajará considerablemente en el transporte de mercancías en Suecia, al igual que la gran contaminación que producen.

Nuevamente, un proyecto que busca la sostenibilidad y la independencia de los derivados del petróleo, tan caros y contaminantes. Un proyecto que espero salga adelante y que en 2030 veamos, no solo 2 km de carretera, si no cientos y miles de ella.

Y a vosotros, ¿qué os parece? ¿Creéis qué es un proyecto viable? ¿Qué contras le veis?

¡Ah! Y no os olvidéis, que compartir es sonreír 😉

Información e imágenes vía: Hipertextual y Motor Pasión