¿Y si estamos equivocados en las virtudes de las tecnologías? ¿Y si llegan a ser más perjudiciales que beneficiosas en determinadas situaciones en las que buscamos ayudar?

Cuando hablamos de innovación, la mayoría de nosotros pensamos en progreso, mejora. Y es que estamos acostumbrados a que si se lleva a cabo una gran innovación, un gran descubrimiento, primero estará sólo a disposición de unos pocos, pero pronto lo estará para el resto de los mortales beneficiándonos de gran forma.

Pero repito, ¿y si estamos equivocados en todo esto? En esta charla TED, Jon Gosier, reconocido desarrollador software e inversor, nos hace pensar sobre cómo la innovación perjudica muchas veces más de lo que creemos. Atención, no tiene ningún desperdicio.

La innovación accesible, una responsabilidad de todos

La tecnología y la innovación se comportan como la riqueza y el capital tendiendo a consolidarse en manos de unos pocos y sólo a veces, llegando al resto de las personas.

Una Interesante e inquietante reflexión que Jon acompaña con ejemplos que reflejan claramente lo que ocurre en el mundo y de los que yo destaco dos.

Por un lado, el mundo de la salud. Cada día salen nuevas apps y wearables que nos ayudan a hacer un seguimiento continuo de nuestra salud. Algo que se ha convertido en una gran ventaja para clínicas y hospitales ya que mejora la eficiencia de los ingresos de los clientes al tener más información sobre ellos.

Sin embargo, ¿qué pasa con todos aquellos que no tienen dinero para comprarse un smartphone o una de esas pulseras que tanto se llevan? Que cada vez más suponen una carga para todos esos hospitales acostumbrando a vivir bajo el paraguas de la innovación.

Por otro lado, el caso de la biblioteca pública que, obligada a reducir costes, decide digitalizar sus libros y subirlos a la nube.

Como dice Jon, esto puede parecer una gran ventaja para todos: accedes a los libros dónde y cuando quieras, te los descargas…Sin embargo, ¿qué pasa con esas personas y niños que no tienen Internet en su casa o que no tienen un teléfono móvil que les de acceso a ellos? Parece que estarían condenados a recibir una educación diferente ya que no se pueden permitir la innovación que otros sí.

Está claro que muchas veces pensamos más en la eficiencia que en la eficacia y en los resultados que en las consecuencias, y eso es algo que tiene que cambiar.

Tenemos que ser responsables con la tecnología, tenemos que empezar a pensar en las consecuencias de lo que estamos creando porque la verdadera innovación es, como dice Jon, encontrar formas de incluir a todos.

¿Estás de acuerdo con esto o crees que la innovación es siempre positiva para todos?

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: seedstarsworld