Un día día tras otro vas al baño sobrecargado por las comidas diarias en busca de un alivio que te haga continuar. Entre juego y juego, sueltas la carga, echas un vistazo entres los múltiples ¨pedrolos¨ a ver si hay algo que merezca cierta preocupación, pero nada, todo sigue igual día tras día.

No me pongas cara de asco ni pienses que vaya cerdada por cómo empieza este post. Ese gesto que acabo de describir es hecho por millones de personas cada día, excepto por mí. ¿Que cómo lo sé entonces? Ya sabes, los amigos que hablan de lo que no deben entre cervezas.

Pues bien, imagínate que te digo que es posible que un día en uno de tus vistazos mañaneros encuentres oro. ¡Sí amigos, oro del que cagó el moro y, visto lo visto, tú también!

Seguro que estás pensando: ¨Buah qué asco, es que ni lo cogía¨. Sí claro, lo que tú digas, habría que verte en la situación.

Bueno, antes de irme por las ramas, quiero contaros una de las obras de arte más extrañas que he visto en mi vida. Ni los zapatos hechos con suela de dientes, ni incluso el guante masturbador Handie lo superan. Hablamos de Gold pills, unas pastillas para cagar oro.

Gold pills, la cagada más cara de tu vida

En un afán por demostrar al mundo que los ricos cada vez se están volviendo más locos, el diseñador canadiense Tobias Wong junto al artista Ken Courtney, también conocido como ¨Just Another Rich Kid¨, decidieron diseñar unas pastillas que contienen 24 kilates de oro y un precio de 425 dólares por unidad.

25 miligramos de mísera pastilla que se vendía como un remedio para cagar oro. Claro que sí, ya que tienes pasta por todos lados, un Ferrari, una piscina y hasta un caniche llamado Lulú, ¿por qué no cagar oro?

Esta obra de arte que se encuentra dentro de la colección titulada “Indulgencia” nos demuestra como las mentes de las personas con dinero llegan a unos niveles tan disparatados que simplemente hay que generarles una necesidad, por tonta que sea, y ellos solos morderán el anzuelo.

Caga oro con Gold pills

En palabras del mismo Ken Courtney:

Al igual que un adicto, lo único que quiero es más. Al igual que las celebrities y la cultura celebrity, la demanda de artículos de lujo es totalmente creada¨

Y es que las Golden pills, que nada más verlas dejan claro que no sirven para nada, ¡se agotaron en pocos días! 

Ahora me gustaría que alguien se hubiese dedicado a analizar cuanta cantidad de oro salía en cada zurullo. Oro debía haber seguro porque ya sabes que uno caga lo que come pero lo importante es saber cuanta cantidad exacta.

Así que ya sabéis, si queréis ganar dinero y encima echar unas risas, cread las cosas más absurdas del mundo y poner precios de locura porque seguro que habrá un famoso en el mundo dispuesto a pagaros por ellas.

¿Probamos una Gold pill? Oro no sé si te darán pero un dolor de barriga tiene toda la pinta.

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: lowkayhwa/money.cnn