Hay historias que te hacen reír, otras llorar y otras pensar. Esta es del último tipo. La historia de una niña de 15 años que padeció anorexia y que quiso compartirlo con todo el mundo.

Un vídeo cargado de imágenes y palabras que reflejan claramente cómo de dura es esta enfermedad y cómo puede destruir la vida de una persona en muy poco tiempo.

Seguramente alguno de vosotros esté pensando que esto no te pasará a ti ya que eres feliz contigo mismo y no te importan lo que digan los demás, sin embargo, yo te recomiendo que lo veas, leas y reflexiones. Quizás no seas tú quien los sufra pero sí alguien cercano a ti.

No os podéis ni imaginar la cantidad de jóvenes y no tan jóvenes que sufren esta enfermedad hoy en día.

Historia de una niña con anorexia

Como toda enfermedad, la anorexia comienza casi sin darte cuenta. Indie, que es así como se llama esta chica, era una niña normal que jamás pensaba en lo que comía.

Un día decidió ponerse a dieta. Llegaban las vacaciones y, como la gran mayoría, quería ponerse un poquito en forma para que le quedase mejor el biquini.

Sin embargo, lo que empezó como una dieta fue cada vez a más hasta llegar a provocarse los vómitos. ¿Por qué iba a ser malo querer estar un poco más delgada? En sus propias palabras:

“Nunca me había sentido tan guapa porque nunca me había visto los huesos. Me sentía delgada”.

La delgadez cada vez iba a más pero su cabeza le decía que no era suficiente, tenía que seguir perdiendo peso.

Hasta que un día, la debilidad era tal que calló al suelo golpeándose la cabeza contra el suelo. Su madre la cogió, la llevó al hospital y es ahí cuando se dieron cuenta de que su estado era peor del que pensaban.

Comenzaron los tratamientos y parecía que mejoraba. Y digo parecía porque, de nuevo, un día la anorexia volvió. Comenzó a perder peso hasta llegar a pesar tan sólo 38 kilos. Su cuerpo no aguantó más y tubo que ser intubada.

Cuerpo durante anorexia

Ese día algo cambió. Indie se dió cuenta de que había tocado fondo.

La batalla empezó y aunque su cabeza seguía diciéndole a menudo que estaba gorda, ella no se rindió. Todo lo que parecía haber perdido: amigos, pareja… volvió a su vida. Apoyos indispensables que le hicieron salir finalmente de la enfermedad.

“La anorexia me quitó mucho tiempo de mi vida y arruinó mis estudios. No se la deseo a nadie.”

Un vídeo acogedor que, como decía al comienzo, creo que nos invita a pensar cómo de dura es esta enfermedad y lo fácil que puede ser llegar a sufrirla. Espero que muchos niños y niñas se de cuenta de que la anorexia es una gravísima enfermedad capaz de acabar con todo lo que uno tiene.

Me gustaría terminar este post con unas palabras de Indie que creo que reflejan bastante bien el problema:

“No podemos permitir que la anorexia gane. Nunca será feliz hasta que no estés muerta. No ganará la batalla contra mí”.

¿Te sientes reconocido/a en el vídeo? ¿Conoces algún caso que creas que podría ayudar a otras personas? Todos los comentarios en este tema son pocos.

Lo bueno, se comparte.