Comienzo a pensar que me estoy volviendo mayor. Soy de esas personas que piensan que los tomates de ahora podrán tener mejor pinta, pero cada vez son más insípidos. Tengo familia que ha trabajado en el campo toda su vida. Y he de decir que cuando traen hortalizas de la tierra hago el pino con las orejas. Ojalá tuviera sitio para mimar uno de esos huertos urbanos que tanto molan hoy en día.

¿A ti también te gustaría que tu edificio o comunidad tuviera huertos urbanos en la azotea para comer más sano? Seguro que tu madre haría el pino, como yo, así que toma nota y dale una alegría a la mujer.

París, la ciudad del amor… y de los huertos urbanos

Así es, la capital de Francia ha sido una de las ciudades en aprobar una ley que permite el cultivo de huertos urbanos en las viviendas de todo aquel que desee tener uno.

En abril de 2015 la alcaldía de París anunció su venia a una nueva economía circular. El objetivo de esta decisión es proteger jardines y promover el desarrollo de actividades que aviven la ecología. Se pretende con ello fomentar un ecosistema donde nada se pierda y todo se transforme y, además, romper con la imagen de las ciudades como entes que devoran sus propios recursos.

Con ello ha comenzado a favorecerse la ecoconcepción (productos cuyo ciclo de vida tuviera el menor impacto medioambiental), la ecología industrial para impulsar que los residuos de una empresa nutran a otras, y la economía de la funcionalidad (priorizar el servicio prestado de un bien a su posesión). Se destinarán 8 millones de euros a potenciar la agricultura urbana.

huertos urbanos en jardineras

La ley de huertos urbanos a fondo

Así es como el Ayuntamiento de París aprobó esta medida inédita y revolucionaria. ¿Imaginas poder reverdecer tu entorno y cultivar comida en tu casa, en tu oficina, en jardines públicos, en paredes, tejados o jardineras de los árboles que hay en la calle? Con esta ley, en París ya tienen la suerte de poder realizarlo y de promover los huertos urbanos en la ciudad.

Se espera que para 2020, un tercio del espacio esté dedicado a huertos urbanos creando 100 hectáreas de jardines en muros, fachadas y azoteas. Cualquier ciudadano podrá convertirse en jardinero con las siguientes condiciones:

  • Deberá usar métodos sostenibles, evitando pesticidas tóxicos y promoviendo la biodiversidad.
  • Necesitará el permiso del Ayuntamiento (otorgado en el plazo de un mes).
  • Firmará una Carta de revegetación, comprometiéndose a cultivar plantas locales.
  • Se comprometerá a mantener correctamente sus huertos urbanos y a mejorar la estética de la ciudad con su vegetación.

El gobierno local de París emitirá los permisos para tres años, con opción a renovación. En el acuerdo, el gobierno donará un “kit de siembra” con semillas y tierra vegetal a los ciudadanos. Con esto, se quiere mejorar la calidad de vida de los parisinos, dándoles la libertad y el permiso para sorprender con su creatividad. Por otro lado, es una forma de fortalecer la cohesión social y de convertir París en una ciudad más verde y habitable.

huertos urbanos en la calle

¿Qué tiene de positivo tener un huerto urbano propio?

A priori, vienen a la mente las razones obvias. Pero sus beneficios van más allá:

  • Fomenta hábitos alimenticios más sanos, además de mejorar tu salud y la de los tuyos.
  • Nos aporta satisfacción al consumir lo que hemos generado nosotros mismos (con permiso de la naturaleza, por supuesto).
  • Ahorramos dinero. El coste de producir nuestras propias hortalizas es muy inferior al precio de mercado.
  • Nos hace entender, valorar y respetar la naturaleza. Se alimenta una cultura que en muchas ciudades se ha perdido.
  • Aumentamos las zonas verdes en las ciudades, tan necesarias en la mayoría de ellas.
  • Reducimos nuestra huella de carbono ya que los productos son locales, tan locales que no tenemos que movernos de casa para obtenerlos.

Esta medida es una más que sumar a la lista de propuestas sostenibles aprobadas los últimos meses. Ejemplo de ello es la ley que exige que las nuevas edificaciones dispongan de techos verdes y paneles solares, la prohibición de tirar comida a la basura por parte de los supermercados o la de pavimentar 1.000 km de carreteras con paneles solares.

huertos urbanos educación

Ejemplos famosos

Algunos de los huertos urbanos más famosos del mundo son:

  • Parc Floral. A diferencia de otros huertos urbanos, es efímero y se encuentra en uno de los espacios naturales más bonitos de París.  De elementos reciclados, cuenta con tres espacios diferentes: uno dedicado a cucurbitáceas, tomates y plantas de sujeción, otro con cereales (maíz, trigo, cebada…) y otro con hierbas aromáticas, verduras pequeñas y hortalizas.
  • Huertos del Hotel Waldorf Astoria. Situados en la azotea, permite a sus clientes desayunar con miel y verduras cultivadas allí mismo.
  • Hotel Fairmont Royal de Toronto. Cuenta con tres colmenas en la terraza de la planta 13ª habilitada como jardín y huerto. Sirve de alimento a las abejas y de huerto urbano que nutre a sus nueve restaurantes con hierbas frescas, verduras y flores.
  • Paignton Zoo Environmental Park de Devon. Este Zoo alberga un impresionante jardín botánico con plantas medicinales y cultivos sostenibles. Unas 1.600 especies diferentes de plantas ejemplo de sosteniblidad que da trabajo a más de 100 empleados permanentes y 120 temporales, bien organizados en una empresa educativa y científica.
  • Brooklyn Rescue Mission Bed-Stuy Farm. Un lugar que en pleno Brooklyn pasó de ser un basurero a un solar donde jóvenes y mayores cultivan sus cosechas en una zona donde la economía escasea. Una luz de esperanza para renacer.

¿Llegará pronto una ley similar a España? Merecemos comer más sano y de manera más económica. ¡Hagamos ruido en redes sociales y cuéntanos qué opinas tú de los huertos urbanos! Después de todo, cultivaríamos con más amor y dedicación lo que posteriormente podríamos disfrutar y degustar en familia, ¿no crees?

 

Fuente: Muhimu