Al empezar a escribir este artículo, yo misma me cuestionaba la importancia de la ortografía. Aún no había escuchado las palabras de Karina Galperin, pero mirando la pantalla podría leer una pregunta:

¿Tenemos que simplificar nuestra ortografía?

Y aunque no había comenzado la charla TED en la que Karina iba explicar los motivos por los cuales quizás la importancia de la ortografía debería cambiar, yo ya había puesto mala cara.

Mala cara porque me parecía una locura que alguien cuestionase escribir “hace o ace”.

Ah, por simplificar claro.

¿Es la importancia de la ortografía necesaria?

Karina importancia de la ortografía foto

Pero tras esos segundos y cuando empecé a escuchar las palabras de Karina, comencé a cuestionarme algunas cosas.

Algo que ella misma decía, ¿ha avanzado la ortografía con el tiempo?

La respuesta es clara: no lo ha hecho. Sin embargo, son numerosas las veces en las que la RAE acepta palabras que a nuestros ojos son terribles. Siendo un ejemplo la palabra “asín”.

Pero la ortografía es inerte al paso del tiempo, como bien dice Karina, existen reglas y usos ortográficos que a día de hoy ni siquiera pronunciamos al hablar.

Una muestra de ello es la letra H, que es una letra atrevida que sigue en nuestro abecedario aun siendo muda.

Aunque dime tú que no miramos mal al que no la pone. 😉

Entonces, ¿por qué es necesaria la ortografía?

Una de las frases que más me impactó del discurso de Karina Galperin, es cuando afirmó algo que ya me rondaba por la cabeza.

La ortografía en la actualidad sirve para distinguir al letrado del inculto.

no eres tú importancia de la ortografía foto

¿Pero es eso justo? Porque nadie podría discutirme que mi abuela sabe mucho más de la vida que otros que están ya con su doctorado.

Aún así, a los/las que nos gusta escribir, se nos hará cuesta arriba imaginar a gente escribiendo tal que así:

ombre, veso, arjentino, jente, abla…

¿Duele un poquito a la vista, cierto? Pero Galperin nos saca de esa ensoñación cuando hace referencia a textos muy importantes, del propio Quevedo en el que él mismo escribía de ese modo.

Porque era más importante el mensaje, que no la manera ortográfica de escribirlo.

Es ahí donde Karina deja claras algunas cosas:

  • La S, C y Z son demasiadas letras que en muchos países se resumen a un solo sonido o máximo dos
  • La J y la G acaban mezclándose demasiado e interceden la una en las funciones de la otra
  • La H muda, ocasiona más de un problema cuando la duda asoma sobre si esa palabra la lleva o no

Y ante todo eso, ¿qué se puede hacer?

Solo hay una respuesta: simplificar la ortografía

foto escribir importancia de la ortografía

Existe ya un terreno en el que las personas se dejan de preocupar por la ortografía, hablan tal y como quieren expresarse.

¿Adivinas dónde? Por supuesto que has acertado: en las redes sociales.

Y es que si eres de esas personas que enviabas SMS, habrás acortado tanto o más que yo las palabras para ganar espacio y por eso habrás descubierto que hay palabras que escritas diferente… suenan igual.

Lo que implica que con menos letras puedes crear esas mismas expresiones.

Esto ocurre porque nos preocupa más la velocidad en la que queremos comunicarnos, estamos en una época que sitúa la escritura en un lugar nuevo.

Por supuesto, este argumento no convence a todos (yo aún no estoy segura) y Karina rebate todas esas posibles objeciones en su discurso.

Se apoya en que la lengua es un elemento de unión y no de diferenciación, por lo que cualquier cosa que de pie a la comunicación entre personas… ¡Tiene derecho a mejorar!

¿Y tú qué opinas? Cuéntame si cambiarías alguna cosa sobre las reglas ortográficas e incluso si piensas como Karina.

En mi caso coincido con ella cuando dice que cada uno debería ser libre de expresarse cómo desee y dejar que las futuras generaciones apliquen cambios para mejorar.

Pero bueno, ya lo sabes… ¡No te akostarás sin kompartir una noticia más! 😛

Imágenes: Todo en el aula, Planeta Babel, Culturamas