*Actualización al final del post

Siempre he dicho que los problemas son realmente problemas o no dependiendo de la actitud con que nos enfrentemos a ellos. Y ya te adelanto que a Joshua Wong, -al cual, como a otras personas inspiradoras en este mundo- le sobra.

Si es la primera vez que lees este nombre mi consejo es que te pares a pensar en el porqué, porque lo cierto es que este joven ha plantado cara al gigante chino, transformando el problema en un auténtico reto.

Pero primero deja que te cuente un poco los orígenes de esta historia de la que, por cierto, hasta Netflix se ha hecho eco a través de un documental llamado ‘Joshua: Teenager vs Superpower’ 😉

El día que Joshua Wong habló por los estudiantes

Para entender las motivaciones que han llevado a Joshua a revolucionar Hong Kong, debemos situarnos en un contexto que empezó a fraguarse en 1997.

Fue en este año cuando Reino Unido devolvió Hong Kong a China, con los cambios sociales y políticos que conllevó para esta región si tenemos en cuenta el perfil comunista de este país.

Pero todos estos movimientos pillaron a Joshua Wong con apenas uso de razón, y el mundo tuvo que esperar a que el chico cumpliese 15 años -allá por 2011- para ver el despertar estudiantil en la región china a través del movimiento que éste fundó entonces: El llamado Escolarismo.

Joshua Wong y el escolarismo

Los frutos de este movimiento estudiantil no tardaron en llegar: en 2012, tras encabezar una marcha de 120.000 estudiantes y ocupar las oficinas centrales del gobierno chino, lograron revocar un programa educativo nacional pro China.

¿Qué se consiguió realmente? Que se archivaran los planes de enseñar sobre el “avanzado, abnegado y unido” Partido Comunista Chino. Y en palabras del propio fundador del Escolarismo:

Aunque los estudiantes son menores de edad, no son profesionales y carecen de estatus social, sí tienen un rol que jugar en las políticas de gobierno

El objetivo de este movimiento por tanto está claro: mantener la libertad en los contenidos y sistemas educativos hasta el momento existentes en Hong Kong, en un claro rechazo a la denominada Educación Nacional que recibe el resto de China.

Joshua Wong, líder del movimento estudiantil llamado Escolarismo

La concienciación y el efecto contagio tampoco tardaron demasiado en hacerse notar. Así, en 2014, un masivo movimiento social denominado Occupy Central, al que Joshua Wong se adhirió, puso en verdaderos aprietos al gobierno de Hong Kong durante ni más ni menos que los 79 días que duraron las protestas.

Lo que en definitiva busca este joven es fácil de entender aunque no tanto de conseguir: una sociedad libre, donde cada cual tenga la posibilidad de nominar y votar a los candidatos al puesto de jefe ejecutivo de Hong Kong. O en otras palabras, dar una verdadera democracia a esta región.

Joshua Wong

Pero lejos de querer ser una única voz, anima a los estudiantes a preocuparse por la política y por estos principios, y es que defiende que son las personas idóneas para transmitir este mensaje ya que son “idealistas por naturaleza”.

La actitud y la determinación no tienen edad

Una de las lecciones que poco a poco voy aprendiendo con casos como éste es que no siempre es necesario disponer de grandes experiencias ni de tantos años a la espalda para conseguir grandes cosas.

Tras conocer el caso de Joshua Wong sólo puedo añadir un “Bravo”. Bravo por la capacidad de determinación de este joven, por estar consiguiendo grandes cosas con algo tan menospreciado en la sociedad pero tan básico como es la actitud.

Porque que un joven que apenas llega a los 20 años haya conseguido estar en el punto de mira del gigante asiático a mí me lleva a recordar una frase tan vieja como cierta que alguien a quien guardo mucho aprecio me dedicó un día:

Convierte los problemas en oportunidades

Y no es sencillo ni todos tenemos la misma capacidad para ello, pero si conseguimos darle un toque de actitud y acción ante los problemas, éstos pueden tornarse en grandes oportunidades de cambio. Que se lo digan a Joshua 😉

ACTUALIZACIÓN

Después de que el mundo se hiciera (más) eco de todo lo que este joven estaba llegando a hacer en el país asiático gracias al documental que Netflix emitió sobre su historia y que llegó a ser galardonado en el Sundance Film Festival, la historia de Joshua se ha visto enturbiada por los acontecimientos recientes.

El pasado mes de junio, Joshua Wong fue detenido en Hong Kong junto a otros activistas del movimiento durante una protesta en favor del sufragio universal y de la liberación del disidente chino Liu Xiaobo.

Aunque el motivo que se alega para tal detención es la de alteración del orden público, lo cierto es que las autoridades han incrementado la presión sobre este grupo de activistas, ante lo que me queda decir que…Algo temerán, ¿no crees?

Tiene pinta de que en los próximos meses seguiremos teniendo noticias sobre todo el movimiento generado desde el joven Joshua. Sólo espero que el desenlace sea feliz y que finalmente consigan revolucionar a las instituciones desde sus cimientos para instaurar la democracia que se merecen.

Sin más, y como siempre te digo: Si te ha gustado esto…¡dale volumen, comparte! 😀

Fuentes: SCMP, Konbini, El País