A veces viajar conlleva largas esperas en aeropuertos. Vuelos cancelados o que se retrasan por el mal temporal. Pero ahora, con KLM Connecting Seats puede que no te sientas tan solo en estas esperas.

KLM Connecting Seats: hablar un idioma diferente no es un problema

La aerolínea holandesa KLM sabe que hay épocas del año en las que las esperas se hacen aún más tediosas. Una de ellas es la Navidad, donde quieres llegar cuanto antes con tus seres queridos pero a veces no es posible.

Por ello, decidieron hacer algo diferente para que las personas que esperan solas en el aeropuerto a que su avión por fin salgan, no se sintieran tan solas.

¿Qué hicieron?

Hicieron una emotiva campaña donde unieron a completos desconocidos que se encontraban en la misma situación. Esperando solos a que su vuelo saliese.

Dos personas charlando en la campaña Connecting Seats

La campaña, llamada Connecting Seats, fue creada por la compañía de vuelo holandesa y la agencia DDV & Tribal Amsterdam.

KLM’s Connecting Seats son dos asientos interactivos que traducen en tiempo real cualquier idioma.

Estos asientos fueron ubicados en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam en la noche del 20 de diciembre e hicieron, que los #ViajerosInquietos que lo probaron, tuviesen una experiencia memorable.

¿Cómo lo hicieron?

Los asientos Connecting Seats están equipados con altavoces integrados y un micrófono direccional.

Asiento Conneting Seats

Además, poseen un hardware conectado con Cloud’s speech API, TRanslation API y Web Speech, aplicaciones de Google.

De esta forma, cuando un viajero se sienta, el asiento reconoce automáticamente el idioma que está hablando y lo traduce a la otra persona.

Así, dos personas que no hablan el mismo idioma, pueden comunicarse y hacer que su tiempo de espera sea más ameno. Además de olvidar sus móviles y conectar de una forma más real entre ellos.

La magia de la Navidad con Connecting Seats

Esta campaña unió a viajeros de más de 30 nacionalidades e hizo que tuviesen conversaciones muy emotivas, donde intercambiaron sus puntos de vista con respecto a esas fechas.

Cómo celebraban la Navidad, qué hacían y con quién la disfrutaban. Además de tener conversaciones sobre su visión del mundo.


Connecting Seats consiguió ganarse al público y superar a la anterior campaña realizada por la compañía holandesa “Bonding Buffet”.

Una experiencia gastronómica, que se hizo también en el aeropuerto, y que unió a personas de distintos sitios alrededor de una deliciosa cena.

Campañas como esta hacen que viajar sea aún más bonito. Como la campaña iniciada en la República de Palaos y su lucha por el cuidado con el medio ambiente.

¿Qué te parece Connecting Seats? ¿Crees que deberían poner asientos como estos en todos los aeropuertos? Déjame tus opiniones en los comentarios.

Y si te ha gustado, no te olvides que compartir es sonreír 😉

Información e imágenes: Mott