Todos nos hemos planteado alguna vez la siguiente pregunta: ¿Cuál es el futuro de la educación?

Hace tres años Sugata Mitra empezó su discurso  en el TED2013 con la misma cuestión y nos contó la historia de cómo un ordenador situado en una barrio marginal de la India dio lugar a que niños de apenas 8 años aprendieran por si solos a manejarlo e incluso a exigirle un procesador más rápido.

Este discurso llamó la atención de muchos pero aún se sorprendieron más cuando Sugata Mitra habló de su gran proyecto: The School in the Cloud.

Clase experimental Sugata Mitra

La escuela en la nube es un experimento educativo en el cual se plantea una educación diferente de manera muy simple, dándole a los niño/as las herramientas pero no las instrucciones.

Asombrosamente los alumnos son capaces por si solos de encontrar respuestas a preguntas bastante avanzadas para sus edades. Pero ¿y si te dijera que todo empezó buscando a abuelitas inglesas con tiempo libre?

Sugata Mitra buscó en todo el Reino Unido a abuelitas que tuvieran horas libres para poder sentarse delante de un ordenador y a través de Skype enseñar a niños de toda la India a pronunciar bien la lengua inglesa, a resolver problemas matemáticos y muchos temas más.

Para ello no les pedía formación alguna, solo bastaba con que actuasen de manera natural y cariñosa, es decir preguntando, esperando y admirando la respuesta, los niños/as se motivaban a aprender más y aumentaban su conocimiento en cuestión de meses.

Frase inspiradora Sugata Mitra

Sugata Mitra no se detuvo aquí, para demostrar ésta realidad siguió probando dicho proyecto en diferentes ciudades y países del mundo (tales como Inglaterra o Australia) y al obtener los mismos resultados pudo confirmar que no hay límite en el aprendizaje cuando se deja que este tenga lugar.

Esto ha dado lugar a lo que ya se conoce en las redes como el método Sugata Mitra y muchos son los que ya le otorgan el título de revolución educativa. Me llena de curiosidad ver como muchas veces lo más simple es lo más eficaz, ¿cuantos de nosotros no hemos pasado por aburridos cursillos sobre algo que hubiera sido más sencillo aprender simplemente haciéndolo?

Esto me ha dado que pensar y he podido recordar que este método aunque actual no es novedoso, ya que algunos de los educadores más conocidos, como Rousseau, ya nos explicaban una metodología parecida en alguno de sus libros, como por ejemplo en Emilio, o de la educación. Una manera de enseñar en la que el educador juega un papel indirecto y es el alumno el motor de su propio conocimiento.

Y es que a veces se nos olvida que innovar no siempre significa inventar, si no actuar de manera diferente y si esto trae consigo la inspiración para los demás… ¡Bingo!

A mí ha conseguido sorprenderme ¿y a ti? Déjanos un comentario y háznoslo saber.

Y es que ya se sabe, no te acostarás… ¡Sin compartir una noticia más! 🙂