Las películas futuristas sobre robots, lavados de cerebro o máquinas casi humanas que condicionan la vida humana ya no son una fantasía. De hecho, en el laboratorio de Tecnología Persuasiva de Stanford están realizando estudios ya bastante avanzados de cómo la tecnología puede influir de forma subliminal, incluso modificar, el comportamiento natural de los seres humanos.

Concretamente, el laboratorio de B.J Fogg se centra en cómo y en qué formas debe diseñarse la tecnología (tanto en dispositivo como en aplicación) para modificar el comportamiento humano. Y lo cierto es que están obteniendo conclusiones realmente impresionantes. La verdad es que da un poco de miedo hasta qué punto estamos expuestos a la manipulación. Si no me crees, sigue leyendo.

La usabilidad de la tecnología y su poder de persuasión

Como decía, B.J Fogg es el director del Laboratorio de Tecnología Persuasiva de Stanford. Además de investigador, en su papel de consultor empresarial enseña cómo mediante el diseño de tecnologías de persuasión se puede modificar de forma subliminal el comportamiento humano, sin coacción y sin que el individuo perciba que está siendo manipulado.

Entre sus credenciales, Fogg puede presumir de haber formado a grandes directivos de Google o Facebook y de startaperos de reconocido prestigio en Silicon Valley.

Usabilidad - Laboratorio de tecnología persuasiva de Stanford

El trabajo principal de Fogg como consultor es asesorar a empresas tecnológicas en el diseño, de forma que aumente la usabilidad y persuabilidad de su producto, incrementando así su alcance efectivo. En otras palabras y de forma más simple, por ejemplo es capaz de convencernos de forma subliminal para que cambiemos de marca o para que hagamos dieta cuando, en realidad, no tenemos la necesidad ni sentimos el impulso de hacerlo.

Nos comenta el ejemplo de unas pastillas farmacéuticas que vienen en un dispositivo que da señales visuales y acústicas intermitentes para recordar al consumidor que debe tomarse su medicina. Conforme más tiempo tarda en tomárselas, más fuertes y pesadas se vuelven las señales. Con esta simple idea se aumenta el cumplimiento del paciente de un 50 a un 90%.

”No importa cuál sea el modelo de negocio, siempre es posible influir en el comportamiento del consumidor para lograr el éxito” Concluye Fogg.

“La tecnología permite provocar comportamientos de formas nuevas, motivar de nuevas maneras, y, seguidamente, simplificar, automatizar y escalar”

Behavior Wizard, la herramienta que te dice como persuadir a tus clientes.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, Fogg ha creado una herramienta para ayudar a empresas y organizaciones a diseñar dispositivos y aplicaciones tecnológicas capaces de influenciar a sus clientes. Se trata de Behavior Wizard, y dependiendo de qué tipo de comportamiento busques crear o modificar, nos ayudará a provocar la motivación adecuada en el usuario de forma subliminal.

Para definir exactamente que tipo de trigger o provocación debemos implementar en nuestro diseño de forma que provoquemos un cambio en la conducta del usuario, la herramienta nos plantea tres cuestiones

  • ¿El comportamiento que quiero influenciar es nuevo o es ya familiar para el usuario?
  • ¿Busco aumentar la frecuencia del comportamiento, reducirlo o detenerlo?
  • ¿Quiero que ese cambio suceda repetidamente a lo largo de la vida del usuario o tan sólo una vez?

Usabilidad - BehaviorWizard Usabilidad - Preguntas Behavior Wizard Usabilidad - Pautas Behavior Wizard Tras responder a estas cuestiones, nos muestra una serie de pautas e incentivos a seguir a la hora de diseñar con los que motivar al usuario para de forma subliminal meternos en su cabeza y persuadirlo de que cambie su conducta.

Usabilidad - Resultado Behavior Wizard

Facebook, el ejemplo perfecto de usabilidad y persuabilidad

Si hay un ejemplo claro de como una aplicación tecnológica nos persuade de forma constante hasta conseguir que inconscientemente la usemos una y otra vez, es Facebook. Y como podéis imaginar, Fogg y su equipo se han centrado desde el principio en analizar qué hay detrás de su enorme éxito.

Tras numerosos y exhaustivos estudios Fogg ha concluido que la mejor forma de entender Facebook es comprender cómo la plataforma motiva y persuade al usuario de forma constante. En otras palabras, hay que entender el núcleo de la psicología persuasiva de la red social.

”Facebook saca provecho de nuestra necesidad de pertenecer a un grupo” afirma Fogg

Ya en 2007, cuando Facebook ya era un gigante pero no el coloso inalcanzable que es ahora, Fogg daba cursos en la universidad de Stanford sobre como Facebook optimizaba los métodos de persuasión en la conducta de los usuarios. En el siguiente vídeo explica sus conclusiones sobre el tema, tranquilos los que no manejéis inglés, os dejo un resumen después del vídeo

.

El vídeo comienza con Fogg enfocando el asunto de qué motivaciones llevan a los usuarios a usar Facebook o no, para ello analiza la diferencia entre los usuarios más activos de Facebook, esos que conforme abren su navegador ya están accediendo a él y aquellos ocasionales que sólo lo visitan de cuando en cuando. Fogg habla de tres requisitos básicos para que cualquier tecnología implemente la usabilidad y persuabilidad necesaria para influir en el comportamiento humano:

  1. Tiene que motivar al usuario
  2. El usuario tiene que tener la capacidad para usar esa tecnología
  3. Se debe provocar al usuario de forma eficiente.

De esta forma, busca qué requisito exacto es que falta y por tanto diferencia, a los usuarios más activos de los menos.

usabilidad - Facebook

Curiosamente empieza analizándolos en sentido opuesto, es decir comienza con la provocación. Rápidamente llega a la conclusión de que Facebook provoca de forma bastante eficiente: manda e-mails con notificaciones, nos etiquetan en fotos, etc. En cuanto a la capacidad habla más de disponibilidad de tiempo que de capacidad digamos técnica, es posible que ésta sea la razón pero no terminaría de explicar la diferencia entre unos usuarios y otros. Concluye por tanto que la diferencia es la de motivación en ciertos usuarios.

Lo cierto es que al margen del análisis que hace de Facebook, que a algunos os puede parecer obvio, lo realmente importante es el proceso de comprensión y las preguntas que nos dice hemos de plantearnos a la hora de diseñar tecnología persuasiva. Siguiendo esas pautas podemos diseñar cualquier dispositivo o herramienta tecnológica capaz de alterar el comportamiento natural de un ser humano.

Como decía al principio, en cierto sentido da hasta miedo. ¿No creéis?

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: behaviorwizard civ designfordance socialdaily