Como cuando te dicen con 8 años que has sido invitado al cumpleaños de esa niña de la clase que tanto te gusta. Así me sentí la semana pasado cuando me enteré de que podía asistir a WOBI 2015, uno de los eventos más importantes del año.

¿En qué consiste WOBI? Si nos ceñimos a su nombre, podríamos definirlo como el World of Business Ideas. Sin embargo, déjame que personalmente hable de él como ese evento que no sabes cómo pero reúne a lo largo de 2 días a 13 genios capaces de inspirar a la más incrédula de nuestras abuelas.

Bueno, y no sólo eso. WOBI se plantea como un lugar de encuentro entre grandes empresarios de todo el mundo a pesar de que yo no lo viera, ya sabréis más adelante por qué.

Pues bien, os voy a contar brevemente cómo fue este espectacular evento. Una pequeña ruta guiada a través de las 12 ponencias en las que quiero transmitiros algunas de las cosas que más me gustaron.

Un paseo por WOBI 2015

Día 1: 6 boom y un bah..

La música suena y un extraño grupo liderado por una violinista, capta toda nuestra atención.

Se palpaba en el ambiente que algo bueno llegaba…y llegó: Simon Sinek, ese hombre al que muchos de nosotros hemos visto decenas de veces en charlas TED hablando de la importancia de ¨start with the why¨ comenzaba su ponencia.

Y no pudo ser mejor. En una hora fue capaz de transmitirnos grandes píldoras de conocimiento entre lo que yo destacaría algo tan simple a primera vista pero tan difícil de implementar en una organización como es el generar entornos de confianza en los que todos las personas confían unas en las otras y en la actividad que realizan. Además, hizo incapié en el papel de líder y en la importancia de dedicar tiempo y energía a los demás.

WOBI-Simon Sinek

Después llegó la señorita Sarah Lewis que, con una sonrisa constante y un brillo en la mirada que hacía tiempo que no veía, nos habló del fracaso, un tema tan comentado en países como USA, y de algo tan importante como la importancia de valorar dónde estabas y dónde estás para ser consciente de todo lo que has conseguido.

WOBI- Sarah Lewis

Aplausos y bienvenida a Angel Bonet (primera charla en español, ¡qué gustazo!) quien nos dejó con algo tan interesante como los sectores o campos en los que está habiendo tal innovación que prácticamente no reconoceremos en los próximos años. Concretamente nos habló de las tecnologías exponenciales, las IOT (Internet of Things), la biotecnología y la robótica.

Es más, para demostrarnos la evolución en ese último campo nos presentó a un curiosos robot llamado NAO que consiguió dejar con la boca abierta a todo el público tras un baile al más puro estilo Michal Jackson.

WOBI-Ángel Bonet

Como 4º ponente del día llegó un inglés llamado Marcus Buckingham que además de enseñarnos mucho, nos hizo pasar un rato súper agradable cargado de bromas de todo tipo. ¡Qué importante es el humor en un escenario y qué bien lo hizo Marcus!

Por destacar algo de su ponencia me quedo con dos cosas: la primera cómo debes sustituir el ¨dame feedback¨ por ¨ayúdame a ser mejor¨, y segundo la importancia de hacer algo tan sencillo en la empresa como compartir cada mañana durante 5 minutos, 5 prioridades para los próximos 5 días. No suena mal, ¿no? Lo pondremos en práctica los viajeros inquietos sí o sí.

WOBI- Buckingham

El penúltimo en hablar, como paso previo al deseado Steve Wozniak, fue el italiano Oscar di Montigny que nos recordó que las personas hoy en día quieren pertenecer a un sistema de valores. Ya no vale con vender nuestro producto, hay que transmitir quiénes somos y por qué hacemos lo que hacemos.

WOBI- Oscar di Montigny

Y, ¡tachán tachán! Llegó Steve Wozniak al escenario. El cofundador de Apple, ese del que se han contado tantas y tantas historias y del que todos esperábamos un recital inspirador resultó ser una…decepción. Bueno, tampoco seamos tan dramáticos.

Digamos que hay personas que son admiradas por su forma de comunicar y otras por su trabajo y Wozniak es uno de los segundos. Lo que se esperaba como una charla inspiracional absoluta acabó siendo una entrevista de lo más aburrida de la que no muchos nos enteramos. Que quede claro, no estoy dando únicamente mi opinión ya que en No Sólo tendencias nos gusta preguntar a otros asistentes qué les ha parecido y, en líneas generales, todos pensaban lo mismo.

WOBI- Steve Wozniak

Día 2: la historia se repite

Pero bueno, el día 1 llegó a su fin y nos poníamos con el día 2 frente a frente. Y es que cómo no se te van a olvidar los pequeños detalles cuando sabes que vas a tener a Sir Ken Robinson delante durante una hora…o no. Ken no pudo asistir por problemas familiares teniendo que hacer la ponencia por videoconferencia.

No fue lo mismo obviamente pero de todas formas os comparto algo que dijo y que me resultó interesante:

La cultura es el sentido en el que una organización se mueve. La cultura se mueve en torno a las historias y son esas historias, las de cada persona, las que el líder tiene que entender haciendo gran uso de una desconocida para muchos como es la empatía.

¨La solución a nuestros problemas está por lo general ahí y no la vemos¨

WOBI- Ken Robinson

Y del revolucionario de la creatividad, pasamos al nieto del famoso Jack Cousteau, Fabien Cousteau. ¿Uno de esos que vive del cuento? ¡Ni mucho menos! Fabien nos mostró una cara del mar desconocida para muchos y que seguramente, nunca olvidaremos.

WOBI-Fabien Cousteau

Al igual que tampoco olvidaremos a Mohanbir Sawhney, uno de los grandes del marketing mundial y que, entre otras muchas cosas, nos habló de la importancia del transmedia marketing y de la búsqueda de historias universales que hagan sentir protagonistas a nuestros clientes.

WOBI-Mohanbir Sawhney

Demasiado hombre en el día 2, ¿no? Las super women llegaban a escena con Linda Hill y su brutal charla sobre cómo aprovechar el genio colectivo de una organización y María Belón quien, tras contarnos de una forma brillante cómo vivió el tsumani de 2014 y cómo le cambió la vida, no hizo más que arrancar un aplauso infinito cargado de emoción.

WOBI-Linda Hill WOBI-María Belón

11 increíbles ponentes o también conocidos como story makers pero faltaba uno: el ganador a 3 Oscars además de otras muchos premios, Oliver Stone.

¿Qué pensáis que pasó? Pues que, al igual que con Steve Wozniak, las grandes expectativas se convirtieron en un ¨bueno, no ha estado mal aunque es cierto que muchas veces he desconectado¨. ¿Cómo es posible Dios mío? Supongo que serán ellos los que deciden que les entrevisten y no presentar por eso de ahorrarse preparar cosas pero vaya, un poco de más entusiasmo que somos muchos lo que nos hemos criado con el sueño de ser algún día como vosotros.

WOBI-Oliver Stone

Hasta aquí todo fantástico. Un gran evento, unos gran ponentes…Sin embargo, no todo fue una maravilla y es por eso por lo que llamo a este post ¨La verdad sobre WOBI 2015¨.

Hay eventos que me gusta asistir como prensa y otros como asistente normal y corriente. ¿Por qué? Para poder valorar cómo es la experiencia desde otro punto de vista.

Esta vez me fui a la parte de los ¨Future story makers¨ un nombre que la organización se inventó y que describieron al inicio del evento de una forma parecida a ¨400 jóvenes elegidos entre muchos. El futuro, los que algún día contarán las historias que nos enseñarán¨

¡Qué bien sonaba! Jóvenes cargados de ilusión luciendo su mejor chaqueta o incluso traje con un objetivo: rodearse de grandes empresarios con los que compartir algún que otro momento que si no derivase en una oportunidad, al menos lo hiciese en inspiración. El resultado fue el siguiente:

Detalles que marcan la diferencia…para mal

Lo que en principió se pensó, y sobre todo tras el discurso inicial, que sería una oportunidad para los jóvenes, se convirtió en un evento en el que el dinero y el estatus se antepuso a todo.

Y no lo digo sólo porque a los jóvenes los pusieran en la parte alta y a los tiburones de traje y gomina abajo, o porque conseguir un traductor para nosotros fuese imposible cuando todos en la planta baja disponían de uno (para eso pagaron más obviamente), sino por detalles como:

  • Que llegase la hora de los descansos (desayuno y comida) y nos separasen en salas totalmente distintas como si juntar a empresarios y futuros story makers fuese una locura. Y no sólo eso, lo peor de todo era cómo, en la hora de la comida, nos marcaban a los jóvenes una especie de camino a través de cordones separadores que te llevaban directo ¡a la calle! Si no queréis que nos mezclemos en la comida está bien pero bueno, hacedlo con un poco más de tacto que no somos gilipollas.
  • Oliver Stone, Steve Wozniak, Simon Sinek, personas a las que muchos jóvenes leemos y admiramos se ponen a firmar libros en la planta 2 y adivina qué: prohibido el paso a los jóvenes, ¡buen trabajo equipo organizador! Recuerdo ver a una amiga mirando en la lejanía a su ídolo Oliver Stone mientras la de staff le decía ¨no podéis pasar¨.
  • Teniendo en cuenta esa separación de la que hablaba, cero oportunidades de networking. Al principio, cuando escuché que era un evento tan importante, creí que también habría oportunidades para los jóvenes. Me equivoqué, o eres de la ¨old school¨ o estás fuera.

Y quizás tú pienses que no sé de qué me quejo ya que estas cosas son la diferencia normal entre el que paga y el que no. Vale, tienes razón. Sin embargo, déjame que explique de nuevo que no me quejo tanto de los hechos sino de las formas.

Si los jóvenes van a ser prácticamente invisibles en el evento, no montéis un circo al inicio diciendo que habéis desarrollado una iniciativa llamada future story makers para inspirar y ayudar a los jóvenes. Porque sí, el evento estuvo genial y tuvimos la oportunidad de escuchar a personas increíbles, pero eso de sentir que alguien se lleva las medallas a tu costa sin merecerlas, no mola.

Y hasta aquí este enorme post que creo que transmite muy bien lo que pasó en WOBI. ¿De acuerdo o en contra de algo? ¿Te gustaría añadir algo más? Te espero en los comentarios y recuerda, estaremos acechando en los eventos que menos esperes.

Por cierto, si alguno piensa que por qué hablo de 12 ponentes cuando fueron 13, aclaro que para mí, la ponencia del director de NH no lo fue ya que no buscaba inspirar, sino más bien vender.

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: WOBI