Aunque una de las cosas paras los que los drones son más usados es para sacar fotografías e imágenes aéreas, a día de hoy seguimos viendo muchos modelos que tienen que ser pilotados directamente por una persona. Algo un poco coñazo por no decir mucho ya que si vas sólo y quieres grabarte a ti mismo, poco puedes hacer.

Como solución a esto y como muestra de que la evolución de los drones va a buen ritmo, hoy os traigo a Lily, un drone muy sencillo de utilizar que promete ser el capricho de aventureros, artistas y amantes en general del vídeo y las imágenes.

Lily, la nueva generación de drones

Lily es un dispositivo que ha sido desarrollado por Lily Robotics, una empresa formada por un grupo de estudiantes de la Universidad de Berckley y cuyo objetivo es ofrecer a las personas herramientas que les permitan liberar su creatividad sin gran esfuerzo.

Y es que Lily es tan sencillo de utilizar que hasta un niño pequeño podría utilizarlo. Simplemente tendrás que presionar un botón para encenderlo y lanzarlo al aire incluso con cierto desprecio.

Drone Lily

A través de una señal GPS, Lily seguirá la señal de un dispositivo que la persona lleva puesto en la muñeca, en un bolsillo o en cualquier otra parte. ¿Quieres bajar rios y grabarte mientras lo haces? Ningún problema. ¿Atravesar montañas? Adelante. Podrás realizar cualquier tipo de actividad y Lily te seguirá a una altura máxima de 15 metros.

Además, Lily es resistente al agua, ofrece gran calidad de imagen, tiene un tamaño y un peso que permite llevarlo a donde quieras y tiene una batería que le permite volar durante 20 minutos a una velocidad máxima de 40 km/h.

Mira cómo mola el vídeo de presentación:

Una pasada de drone que supera prácticamente a todos los que había visto hasta el momento y que me deja flipando sobre todo por su sencillez.

Además, imagínate la enorme utilidad que tendría este tipo de drones para vigilar a personas mayores o con alguna discapacidad. Podrían salir a la calle a dar un paseo, ir a comprar el pan, etc. ya que, en caso de que pasase algo, el drone avisaría directamente a urgencias o daría cualquier otro tipo de alarma. ¡Una pasada!

La gran pregunta ahora es, ¿cuánto cuesta la gracia? Pues aunque hay rumores de que en tienda costará unos 1.000 euros, ahora puedes hacer un pre-pedido por 699 dólares más 20$ de envío. Unos 719 dólares en total que son 662 euros aproximadamente.

Tamaño Lily

Eso sí, no creas que si hoy lo pides, mañana te lo van a traer ya que hasta mayo de 2016 no harán el envío. Es lo que tiene este tipo de productos, que lo pagas hoy pero mientras hacen sus mejoras, te lo mandan, etc. se va al año.

Sin duda, me arriesgo a decir que este tipo de drones son una innovación muy potente que, aunque está más enfocada a día de hoy al mundo del vídeo y la imagen, tiene y tendrá unas posibilidades inmensas en temas de vigilancia y prevención. Ya se verá si el tiempo me da la razón, o no.

Y por si te quedas con mono de más drones, te presento los drones ambulancia, los purificadores de aire y los repartidores de fideos.

¿Qué otras aplicaciones se te ocurre a ti para Lily?

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: Lily