Hasta hace unos años el gin tonic era la bebida de los ancianos y de los taxistas, pero desde un tiempo a aquí el Gin Tonic,  esa mezcla de ginebra y tónica ha invadido bares y discotecas, convirtiéndose en la bebida más “cool” que puedes tomar después de una copiosa comida o como copa en una noche de fiesta.

Hay miles de combinaciones posibles, en vaso de tubo o en copa de balón, con manzana y lima o arándanos y pomelos, con pepino, con frambuesas y toques de anís o con infusión de frutos rojos, el abanico de posibilidades es tan amplio que tendríamos que hacer un post sobre todas las formas de tomarlo.

Pero hoy nos centraremos en su historia, curiosidades y mitos del Gin Tonic.

Historia del Gin tonic

Gin Tonic

Para conocer la historia del Gin Tonic vamos a remitirnos al pasado de la ginebra y de la tónica para conocer cuando tienen su origen.

La Ginebra, es de origen Holandes, de Schiedman y la primera vez que se crea fue a mediados del siglo XVII, por Fran de la Boeel, profesor de la Universidad de Medicina de Leiden. Este profesor estaba intentando crear un remedio para paliar las afecciones renales, mezclando el alcohol obtenido de la cebada y centeno con bayas de enebro, así nace la primera ginebra, llamada entonces Genievre (enebro, en francés). Este producto fue ganando popularidad y tras la Guerra de los países bajo los ingleses llevan esta bebida a Inglaterra y la llaman Gin.

Con esta breve introducción desmontamos un mito que muchos de nosotros creemos cierto, que la Ginebra es Inglesa, pues ¡no! es holandesa.

La Tónica. Si la producción de la ginebra fue culpa de un médico, la tónica se invento para curar una enfermedad.

Un joyero y científico aleman Jacob Schweppe, describe el primer proceso para crear agua mineral carbonatada artificial, es decir agua a la que se le añade dióxido de carbono, y a la que añadiendo quinina, se convierte en tónica. Esta sustancia produce el sabor amargo de la tónica.

Su primera fórmula sólo incluía agua carbonatada y quinina, con grandes cantidades de esta última, lo que producía un sabor demasiado amargo. Con el paso del tiempo estas cantidades se han ido reduciendo y ahora se le añaden sólo cantidades ínfimas de esta sustancia, por lo que ahora la dosis es tan baja que no cubre su función terapéutica.

El consumo de tónica se hace famoso entre los colonos ingleses en zonas tropicales de Asia y África, ya que la quinina previene contra la malaria. Esta sustancia se obtiene del árbol de la quina, y es capaz de eliminar los parásitos que causan el paludismo.

Gin Tonic- combate-la-malaria

Con este sabor tan amargo los colonos no tardan en intentar camuflar este sabor mezclándola con la ginebra, lima o limón. Pasado un tiempo se convirtió en una bebida muy consumida, de ahí surgen los primeros Gin Tonic, aunque suponemos que aún no se llamaba así.

Gin Tonic (ginebra y tónica): ¿Sabias qué?

  • Cómo comentaba al principio, el consumo de Gin tonic, se ha disparado ahora en nuestro país, pero te cuento que hasta el punto de que España es el 3er país que más consume este combinado después de Filipinas y Estados Unidos.
  • La ginebra se introdujo en España por la localidad menorquina de Mahón, cuando los soldados ingleses ocuparon la isla en 1702.
  • ¿Porque se le llama el coctel fluorescente? Sabes que cuando exponemos el Gin Tonic a una luz ultravioleta este se ve fluorescente, este color se debe también a la quinina, ya que la quinina presente absorbe la energía de la luz ultravioleta, para luego irradiar una pequeña fracción de la ella, siendo esta la luz azulada que vemos en nuestro cóctel.
  • Es uno de los mejores digestivos naturales, esto seguro que lo sabias, porque supongo que alguna vez lo has bebido para bajar esa pesadez de estómago después de una comida copiosa, lo que tal vez no sepas es que este combinado acelera la digestión gracias a la perfecta conjunción de sabores amargos y dulces.
  • Un martini es ginebra, ¿lo sabías?, pues este cóctel está formado por vermú y ginebra, salvo en el caso del Vodka Martini, que la bebida rusa sustituye a la ginebra.
  • La ginebra fue la bebida más consumida durante la Ley Seca, en Estados Unidos, en esta época aparecieron gran cantidad de laboratorios clandestinos donde se fabricaba ginebra.
  • La ginebra causó la muerte de Francis Scott Fitgzeral, el autor del Gran Gatsby, según una leyenda el autor bebía ginebra porque era el único alcohol que le permitía tener un buen aliento.
  • Un gin tonic tiene unas 170 calorías, pues a pesar de su sabor amargo contiene muchos azúcares.
  • El boom del gin tonic está tan en auge que hay hasta una red social para consumidores de esta bebida, Ginterest.

Mitos del Gin Tonic

No se debe echar zumo de limón en el gin tonic, ni introducir una rodaja de limón en él.

#Curiosidades: No se recomienda mezclar con zumo de limón, pues el ácido de este cítrico produce una reacción con el gas carbónico de la tónica, dejando a este cóctel sin burbujas haciendo que pierda la fuerza en pocos minutos.

Lo único que si es aconsejable es adornarlo con la piel del limón o de la lima.

Según esto ya podemos ir dejando de introducir una rodaja de limón dentro de la copa, me quedo muerta, pues yo soy de las que si no me la ponen la pido. Otro mito que desmentimos.

Ya no podremos decir eso de :

Se acabaron los trucos de la cucharita para servir un Gin tonic

Desmontando este mito vas a quedar como todo un erudito 😉

Uno de las prácticas más utilizadas a la hora de servir un gin tonic es verter sobre una cucharita la tónica, según dicen para que no pierda la fuerza del gas, este mito lleva con nosotros toda la vida e incluso expertos cocteleros lo siguen utilizando.

Pero Ferran Centelles, sommelier del afamado restaurante El Bulli, realizó un estudio para comprobar si realmente la cucharita imperial, así se llama, esa cuchara larga y con el mango torcido, lograba crear más gas en el gin tonic y el resultado fue que:

La cucharita hacía perder más del 15% del dióxido de carbono al gin tonic, por lo que su calidad empeoraba.

Este experimento demostró que la cucharita tiene el mismo efecto que si añadiésemos una tónica caliente al gin tonic, es decir, disminuir su dióxido de carbono empeorando el sabor y la calidad del gin tonic.

Así que ya sabes, ni eches tónica caliente al gin tonic, ni que te lo sirvan con cucharita por muy “cool” que quede. 😉

Gin tonic

El gin tonic, además de estar de moda, es evidente que es fuente de salud bueno quizás eso es mucho decir, pero no sólo lo digo yo, lee lo que decía Churchill:

¿Nos tomamos un gin tonic, juntos? Lo iré sirviendo, mientras lo preparo, comparte este post, seguro que a muchos de tus amigos le alegrará saber los beneficios del gin tonic.

Fotos vía: curiosidades.batangagintonic, lasideasdewendy