¿Has sufrido acoso alguna vez en tu vida? Quizás la pregunta es un poco cruda para contestarla pero si no hablamos de un tema que está latente siempre quizás nunca consigamos que se extinga.

¿Crees que existe realmente una “Majorité Opprimée”, el mismo nivel de acoso hacia hombres que hacia mujeres? Seguramente si crees que sí estés muy equivocado, o al menos, cuando veas los dos materiales audiovisuales que te traigo hoy, se te quite esa idea de la cabeza.

En primer lugar, muy atento a este testimonio y trabajo de Jen Corey:

¿Desconocías esta realidad? Por desgracia existe, no es ninguna exageración y sucede a diario y, digamos que en los países industrializados es menos frecuente, pero ¿qué tal si nos damos un paseo por los países menos favorecidos?

¿Por qué una mujer no puede vestirse como quiera? ¿Por qué si sufre una agresión se intenta excusar en que no llevaba la ropa adecuada?

Vamos a darle la vuelta a la tortilla, veamos la realidad desde otro punto de vista muy interesante:

¿Te has sentido ofendido o identificado? Perdonad que hable dirigiéndome solo al sexo masculino pero es que así es como normalmente nos dirigimos ¿no? ¿crees que esto es una exageración de una feminista? ¿y si te dijera que, como mujer, sí me he sentido identificada? he visto muchas situaciones similares en lo cotidiano que se parecen mucho.

Pero ¿por qué han llegado a decir que esta mujer ha sido una exagerada al realizar este cortometraje? A lo mejor empieza a cobrar sentido eso de la Majorité Opprimée, es una realidad que quizás se ve hasta normal, pero ¿crees que realmente tiene sentido que una mujer se sienta incómoda paseando por la calle sólo por llevar una falda corta? ¿Te has sentido mal alguna vez?

Aunque ya he dejado latente lo que opino a lo largo de todo el post, no puedo dejar de escribir sin antes recordar que creo que sigue siendo un problema social muy grave, ¿por qué una mujer no puede andar a altas horas por la noche por miedo a que la violen?

¿Por qué siguen saltando noticias de acosos en las noticias? ¿Por qué seguimos siendo un objeto sexual? Me niego a mirar a un lado o pensar que estos dos videos son exagerados, son realidades y si no las ves, estás ciego. 

¿Y tú qué opinas? ¿Te mojas como lo hizo el Restaurante Ramona o vas a echar la vista a un lado?

Para ayudar puedes compartir este post, seguro que conseguimos llegar a mucha gente, removemos algunas conciencias y además, a quien comparte, Google le ayuda.