¡Extra, extra! ¡Que vengo con una gran noticia! Si tuvieras que pedir un deseo, ¿cuál sería? Uno de mis sueños se ha hecho realidad, ¿te imaginas poder comerte un lego y que se derrita en tu boca como una chocolatina? ¡Pues deja de soñar que ya es real!

El japonés Akihiro Mizuuchi, es el culpable de este bendito invento, y como diseñador e ilustrador se ha salido del molde para darle un toque culinario a su obra. Aunque el invento no tiene mucha historia: crear chocolate en varios sabores, ponerlo de forma líquida en varios moldes con forma de lego, esperar a que se solidifique y ¡listo para comer!

lego-de-chocolate

Los ha creado en tres sabores diferentes y ¡mira cómo encajan! De lo perfecto que es este tipo de Lego parece que fueran originales, pero casi prefiero que tengan alguna imperfección y luego tener ese final feliz de saborearlos.

Últimamente hay muchos inventos con los lego, sin duda, son tendencia, ¿os acordáis del lego a gran escala? Esto es el presente y el futuro, ya que haremos posibles muchas cosas gracias a estos juguetes de toda la vida que nos han hecho tan felices y si además ahora podemos comerlos viendo una peli, mucho mejor.

novedades-lego

Lo cierto es que este tipo de inventos no tienen mucha ciencia y si te pones a pensarlo, ¡cualquiera puede hacerlo! Pero lo fantástico y diferente de todo esto es que si tan fácil era, ¿por qué a nadie se le ha ocurrido antes hacer unos moldes de lego para que se conviertan en chocolate comestible? 

La controversia de este invento es que, según he leído, hay personas y fans de Lego que lo critican porque las piezas no son precisas y a veces no encajan, sobresalen unas más que otras, etc, pero… ¿realmente importa eso si es un invento para que puedas comer chocolate de forma divertida y original?

Personalmente, a mi me ha flipado el invento y cada vez que escribo un post de lego alucino más y me declaro más fan, ¡que sigan creando por favor! Se ve que estos juguetes prometen hacernos la vida más fácil y mucho más dulce 😉

No lo olvides, para llegar más lejos, a quien comparte, Google le ayuda 🙂 

Fuentes: nicee, jebiga, projectdenneler