Que las crisis agudizan las mentes no es ningún secreto. De todo momento crítico salen las ideas más ingeniosas y los mayores progresos. Es como si se cumpliera a rajatabla eso de: para construir, primero hay que destruir.

Pues bien, uno de los mayores ”logros” de la crisis actual, y lo pongo entre comillas ya que entiendo que a alguno os puede sonar a broma el hecho de hablar de los logros de la crisis, ha sido el boom de la sharing economyo para que nos entendamos mejor la economía compartida. Hablando claro se trata de un nuevo movimiento que busca ”dar satisfacción a las necesidades de la gente fuera del círculo tradicional entre las grandes multinacionales y los consumidores”. Puede que esto os suene algo abstracto ahora mismo, pero seguro que si os nombro a Couchsurfing o a Blabacar entenderéis perfectamente de que estoy hablando.

Nueva ronda inversión Blablacar - Economía compartida

El caso es que, mientras asociaciones de hosteleros y taxistas, consorcios de transporte público y demás parafernalia se quejan y llevan a los promotores de estas iniciativas a los juzgados, los inversores se frotan las manos con ellas.

Nueva ronda inversión Blablacar: home run de Cabiedes & Partners

Nueva ronda inversion Blablacar - Cabiedes & Partners

De esta forma, una nueva ronda inversión Blablacar hace pocas semanas suponía una ampliación de capital de 100 millones de euros encabezada por los gigantes de la inversión tecnológica Index Ventures y Accel Partners (accionistas de éxitos mundiales como Facebook o Twitter), lo que permitía a Cabiedes & Partners, fondo de inversión español en Start-ups, conseguir lo que en el mundo de las inversiones se conoce como un home run, es decir recuperar de una sola vez todo el dinero invertido en el fondo, manteniendo una participación minoritaria en la empresa por si, como ellos mismos dicen, ”lo mejor está aún por llegar”.

Es así como en medio de una espiral de huelgas de taxistas por lo que ellos llaman ”competencia desleal”, entre reales-decretos del gobierno amenazando con posibles sanciones a quienes cobren por esto (la línea entre cobrar por llevar en tu coche a alguien y compartir gastos es muy fina) y quejas de consorcios de transportes públicos, iniciativas como esta crecen a ritmo exponencial y asumen el protagonismo del panorama económico.

Nueva ronda inversión Blablacar - 75 millones de euros

En mi opinión personal, y volviendo a como empezaba el artículo, en tiempos de crisis se agudiza el ingenio y surgen grandes ideas, ideas que amigos míos, están aquí para quedarse y no se marcharán con la crisis (si es que esta se va alguna vez…). Mejor intentar aprovecharlas al máximo que luchar contra marea y negar lo que en cierto modo es también progreso.

La economía compartida ha llegado, y está aquí para quedarse.

¡¡¡No olvides compartir!!!

Fuentes foto: maddynessreadingfestivalbdmifundfastcoexist