Hoy os queremos hablar de un nuevo baile que se está poniendo de moda en Estados Unidos. Bueno, quizás llamarlo “baile” sea concederle demasiado, más bien un nuevo simulacro de ataque epiléptico seguido de convulsiones y pérdida de equilibrio se está poniendo de moda. Os hablamos del baile Break.

Juzgadlo vosotros mismos. Fijaos en la chica del jersey naranja a partir del segundo dieciséis. Llamadme anticuado pero os juro que yo veo eso en la discoteca y me acerco a ayudarla creyendo que está de sobredosis o algo similar.

El baile Break: cuanto más fuerte la ostia, mejor el baile.

Pues sí amigos, la nueva moda de las discotecas americanas es pegar espaldazos. Y cuanto más fuertes, mejor; y si además en el proceso te puedes partir el menisco en cuatro cachos, ya eres el p*** amo de la discoteca. ¿Quieres ligar? Espaldazo bien fuerte. ¿Quieres copas gratis? Juégate el cuello. ¿Y qué me decís de la canción? “Pussy pops” y repetir al infinito, en fin…

Bueno ya en serio, que empieza uno con el sarcasmo y se le va de las manos… Lo que habéis visto si habéis aguantado sin arrancaros los ojos en el proceso (ya paro, en serio) son unas versiones “un poco” sobrecargadas de un nuevo estilo de baile que se está imponiendo en las discotecas de Estados Unidos y que (para gustos colores) está creando toda una nueva moda en cuanto a baile se refiere.

Este vídeo, publicado a finales de junio y con más de 200 millones de visitas, es el hit del verano en Estados Unidos y representa ese nuevo estilo de baile en el que el “Break your legs, break your necks and break your backs” está inspirado. Puede gustar más o menos, pero es indiscutible que está bastante alejado del esperpento de baile (como me cuesta llamarlo así…) que os ponía al principio.

Nada, repito, NADA, que se lleve al extremo es bueno, bailes incluidos. Y no me refiero a bailar de forma rara ni nada parecido, pero es que por Dios, un día de estos va a morir alguien, suponiendo que no lo haya hecho ya, claro.

Os dejo ahora un vídeo de lo que es este estilo de baile versión no suicida/ataque epiléptico. Como decía antes, para gustos colores, pero nada que ver con lo de más arriba.

No voy a dejaros una conclusión ni una opinión final sobre lo que pienso de este tipo de baile, creo que ya ha quedado claro a lo largo del artículo lo que pienso de todo esto. En lugar de eso, os voy a dejar una súplica: por favor, os lo suplico, no dejéis que esta moda llegue a España.

¡Comparte ahora o calla para siempre!