La Ruta 66, una de las carreteras más míticas del mundo, puede convertirse en los próximos años en la primera carretera con pavimento solar. Viajeros inquietos, me parece que hoy toca viajar hasta Missouri.

¿Habías escuchado alguna vez esto del “pavimento solar”? Se trata de una tendencia que se quiere implantar en todo el mundo, que convertiría a las carreteras en “inteligentes” y que traería varios beneficios que tendría repercusiones tanto económica como medioambientalmente.

Te lo comentábamos en este post sobre Studio Roosegaarde hace casi un año, y ahora es una realidad. ¡Comenzamos!

La Ruta 66 tendrá pavimento solar a su paso por Missouri

Como lo leéis, el Estado estadounidense de Missouri ha decidido probar la tecnología del pavimento solar en un tramo de la Ruta 66 que pasa por dicho Estado.

Así, el Departamento de Transporte pedirá una subvención para usar paneles generadores de energía a través de la luz solar que han sido desarrollados por un matrimonio, el formado por Scott y Julie Brusaw, fundadores de la compañía Solar Roadways, que en 2014 lanzó una campaña de crowdfunding en Indiegogo, recaudando más de 2 millones de dólares para la causa.

Fundadores de Solar Roadways

Para orientaros un poco más, aquí tenéis el vídeo que publicaron en Indiegogo para presentar el proyecto en el que llevaban tantos años trabajando:

Chulo, ¿verdad? 🙂

Se espera que para finales de este año esté avanzado el pavimentado del primer tramo, que se sitúa cerca de Conway, una localidad situada al suroeste de Missouri. Por tanto, este matrimonio podrá probar su idea.

¿Qué beneficios tiene el pavimento solar frente al asfaltado tradicional?

El pavimento solar con el que se quiere cubrir la Ruta 66 no es, como ellos comentan en su vídeo, “el típico y aburrido panel solar”. Está compuesto de placas fotovoltaicas con forma hexagonal. Según la web EatGlobe, “cada panel podría alimentar dos bombillas compactas de luz fluorescente, de 23 vatios cada una, durante una hora”.

Bombillas de LED en los paneles solaresUno de los objetivos más ecológicos de Solar Roadways es la producción de energía. Si todas las carreteras de EE.UU. fuesen solares, como la que proponen, se generaría tanta energía limpia que triplicaría el consumo energético del país en todo un año.

Sería una buena idea combinar este tipo de carreteras con vehículos eléctricos. De alguna manera podrían recargarse más fácilmente.

Entre los demás beneficios que tiene la construcción de este tipo de carreteras, tenemos los siguientes:

  • Capacidad de derretir la nieve. Ya no solamente en Estados Unidos, imaginemos este tipo de carreteras en países nórdicos. ¿Se extinguirán los quitanieves?
  • Filtración de agua. Adiós al fenómeno del aquaplaning y a los riesgos inherentes de la conducción bajo lluvia.
  • Iluminación. Efectivamente, este tipo de paneles contarán con tecnología de iluminación LED, con lo que servirán como señales viales y también darán advertencias a los conductores. Se acabó la pintura que, por cierto, no era recomendable pisar con calzada mojada.
  • Cómo no, beneficios económicos. Evidentemente, también se pretende usar este tipo de carreteras para vender la energía generada. No estamos hablando de minucias, hablamos de más de 13.000 kilovatios/hora 😉

Como hemos comentado, a finales de 2016 está previsto que esté ya en construcción el primer “tramo solar”. A partir de entonces, veremos si queda en agua de borrajas o si de verdad supone el despegue de una idea que, a nuestro parecer, es fantástica.

¿Qué te ha parecido a tí? ¿Crees que tendría buena acogida en nuestro país o las compañías eléctricas pondrían muchos problemas?

¡Un saludo y nos leemos pronto! 🙂