Lo que pasa en España con el mercado de la energía y de las eléctricas es, haciendo un esfuerzo por contener el lenguaje, un puro cachondeo. Cualquiera que trabaje con energías renovables, sepa un poco de seguridad jurídica, o simplemente se interese por el tema, lo sabe más que de sobra. Ni siquiera eso, basta con que recibas mes a mes facturas de luz o pongas las noticias de vez en cuando para saber que algo no va bien en el sector de las eléctricas.

Por eso vemos con tan buenos ojos la irrupción de nuevos competidores como Pepeenergy en un mercado que, hasta hace poco (2010 concretamente), era coto privado de estafa de 3 o 4 grandes compañías. Podéis imaginar nuestra alegría cuando hace un par de días la operadora low cost Pepephone anunció su entrada en el mercado eléctrico mediante la comercializadora Pepeenergy.
Pepeenergy - Nueva iniciativa de Pepephone

Pepephone se pasa a la energía: Pepeenergy.

El modelo es el mismo que para Pepephone, es decir de operar sobre red de terceros. Pepeenergy comprará energía que luego comercializará añadiéndole un coste consistente en un solo euro por factura. La diferencia está en el origen de la energía, que será cien por cien verde (se la comprarán a Enara), y en el sistema de transparencia que adoptarán.

Mediante un manifiesto que, todo sea dicho, nos da bastante buen rollo, la gente de Pepeenergy expresa en palabras lo que todos los usuarios pensamos, que cómo es posible que para un servicio que absolutamente todo ciudadano necesita haga falta tener dos ingenierías y un máster para entender mínimamente qué pasa con la factura.

Un negocio muchísimo más complicado que las telecomunicaciones y en el que hasta las normas parecen perfectamente diseñadas para que cueste competir como empresa y en el que, como cliente, necesitas dos ingenierías, tres doctorados y un máster para seguir sin saber del todo bien qué pasa con tu factura.

Además, Pepeenergy pretende establecer un extra (establecido a través de Legalitas) para que quien se quede en paro o tenga un accidente laboral, no tenga que pagar la factura. Esto se traduce en otros 25 céntimos por factura, haciendo un total de coste de 1.25 euros al mes sobre el precio del mayoristas.

Pepeenergy - Tarifas

La filosofía de Pepeenergy: transpariencia absoluta.

Otra cosa que nos gusta bastante de Pepeenergy, al menos en su manifiesto de intenciones (habrá que ver luego la realidad, es imposible no dudar a estas alturas) es la posición que quieren adoptar y que ellos llaman “nudismo empresarial”.

Nudismo empresarial. Vamos a ser la primera empresa de energía en la que no existirá información confidencial y todo estará a la vista: todos los contratos relacionados con lo que pagas de electricidad serán públicos. Las compras, los precios, las cifras, todo.

La idea es aportar algo de claridad al oscuro mundo de la facturación eléctrica, del que ni el mismo ministro de industria sabe cómo funciona y del que todas las eléctricas, unas más y otras menos, se aprovechan para sacar tajada.

Como hemos dicho antes, Pepeenergy estará operativo a partir del próximo 30 de septiembre, pero por ahora solo lo podrán contratar los actuales clientes de su rama móvil, Pepephone (algo menos de medio millón de abonados) y quienes trabajen con las compañías más tradicionales.

Si todo va bien, esperamos poder abrir el servicio a cualquier consumidor, sea o no cliente de Pepephone, al cabo de los dos o tres primeros meses. Pedro Serrahina, director general de Pepephone.

Pepeenergy - lanzamiento 30 de septiembre

Me gustaría para terminar dejar claro que, aunque este artículo parece de promoción a Pepeenergy y en parte puede que lo sea, es más una crítica a todo el tinglao que las compañías tradicionales han tenido montado durante los últimos 30 o 40 años.

Un auténtico pastel reservado para unos pocos que en ocasiones, unos más y otros menos, han saqueado sin escrúpulos ni ética alguna haciendo que seamos los ciudadanos de a pie los que limpiásemos los restos y pagáramos por su festín.

¡Comparte ahora o calla para siempre!

Fotos vía: engadget / elgrupoinformático / elchapuzasinformatico