Lo importante de este post es que se ha creado plástico biodegradable con cáscara de plátano, esto debería ser la conclusión del post, pero empiezo comentándolo pues, cosas de la vida, hace unos días escribí otro post, sobre todas las curiosidades y bondades de los plátanos y ahora al ver esta noticia he pensando, ostia, los plátanos son lo más de lo más, si es que esta fruta erótico festiva, como la denominé en el otro post, da para mucho 😉

Tras un ratito de risa, te voy a contar cómo una chica de 16 años ha creado plástico biodegradable, ¡todo un avance para el medio ambiente!

La contaminación tiene los días contados: crean plástico biodegradable a partir de un plátano

Como sabéis el plástico es uno de los residuos más contaminantes para el planeta, pues cuando se produce genera gases que crean el efecto invernadero y por otro lado no es biodegradable, porque tarda miles de años en descomponerse.

Pero este podría empezar a ser el fin de los plásticos creados a partir de petróleo, pues una chica turca de 16 años, muy concienciada con el medio ambiente, empezó estudiando los bioplásticos, (plásticos hechos con materiales biodegradables) y ha terminado creando un plástico biodegradable con la cáscara del plátano.

Este descubrimiento fue premio de las ciencias en el programa de “Google Science Fair” de 2013, el proyecto se llama “Going Bananas”, y es un juego de palabras en inglés que significa “volverse loco”

Esta inteligente chica, se llama Elif Bilgin y estudia en un colegio para superdotados en Estambul. Invirtió 2 años en desarrollar este proyecto, en el que cada día compraba plátanos en el mercado, con igual color y similar forma, ¡esto me llamó la atención al ver el vídeo! y los fue marcando con varios químicos.

plástico-biodegradable

Ya conocíamos que el bioplástico se produce a partir de patatas, pues es una verdura rica en almidón, de ahí la idea de hacerlo con los plátanos, pues estos también contienen gran cantidad de almidón.

¿Cómo lo ha conseguido?

Según ella el método es muy sencillo y practicamente lo podemos hacer cada uno de nosotros en casa.

1. Bilgin, hervía las cáscaras de los plátanos para luego hacer una mezcla con la pasta que obtenía de ellos y pequeñas cantidades de ácido clorhídrico, sosa cáustica y glicerina.

2. Con esta prueba consiguió hacer plástico biodegradable pero se descomponía en 3 días. Lejos de desistir, ella siguió intentándolo.

3. Después descubrió que poniendo las cáscaras en una solución de disulfito de sodio (un antioxidante), antes de hervirlas y adaptando las cantidades usadas, el plástico que obtenía se mantenía resistente e inalterable con el paso del tiempo.

Así descrito el proceso en 3 párrafos parece fácil, pero no creo que lo sea tanto.

Si queréis conocer más detalles de cómo se realizó el experimento, en la web del concurso Google Science Fair 2013, tenéis todos los pasos y detalles del proceso que siguió esta chica de 16 años.

Elif Bilgin realizó un pequeño vídeo en el que muestra su proyecto, aunque está en inglés puedes seleccionar los subtítulos en español en la configuración del vídeo.

Ni decir tiene que este proyecto cuenta con muchas ventajas;

  • La principal es la no dependencia del petróleo, que como sabemos es un bien escaso, caro y muy contaminante, pues los plásticos creados a partir de combustibles fósiles como el petróleo, se acumulan en la superficie de la tierra y permanecen en ella miles de años como basura, esto causa no sólo una mala estética del paisaje, sino que estos plásticos desprenden residuos tóxicos en su descomposición.
  • Los plásticos biodegradables generan un menor porcentaje de dióxido de carbono para el medio ambiente.
  • Los bioplásticos se descomponen rápidamente, si una bolsa de plástico tarda 100 años en desaparecer, una con plástico biodegradable tardaría sólo 90 días.
  • Los productos biodegradables consumen menos energía tanto para su descomposición, como para su creación.

Como bien dijo la misma creadora Bilgin “Todo el mundo puede usar ese plástico y nuestro bello planeta se ahorrará las consecuencias de la producción de plastico con derivados del petroleo, como la contaminación del agua, suelo y aire.”

Este proyecto le valió a Elif Bilgin un premio en un concurso de ciencias, pero desde entonces no se sabe que pasará con los descubrimientos de esta chica, o al menos yo no he encontrado ningún dato de que se esté llevando a la práctica para que se pueda crear plástico biodegradable a gran escala, si tú sabes algo más, estaremos encantados de que nos los cuentes.

Visto esto me surgen algunos interrogantes, pues es un buen descubrimiento, pero ¿de verdad les interesa a las grandes empresas? ¿Dejará el lobby del petróleo con todos los intereses y las cantidades de dinero que se mueven en torno a este compuesto que se comercialice este plástico biodegradable a gran escala?, o ¿será posible crearlo a gran escala?

De buenas intenciones está lleno el mundo pero yo aún soy algo escéptica en estos temas, ¿opinas como yo? Te espero en los comentarios 😉

Fotos vía: betazeta