¿Qué tiene de especial el cerebro humano? ¿Por qué somos nosotros los que estudiamos otros animales y no son ellos los que nos estudian a nosotros? ¿Qué es lo que hace nuestro cerebro que no hagan el resto? Éstas son las tres preguntas con las que comienza la charla de Suzana Herculano-Houzel y con las que te doy la bienvenida a uno de esos vídeos TED que no te deja indiferente.

Una charla que sin ninguna duda va a contarte cosas que jamás te han contado y que tienes que escuchar poniendo todos tus sentidos. Sabrás qué es eso que nos hace diferentes, un detalle, algo que estoy seguro que no te imaginas. ¿Estás preparado?

¿Qué hace especial el cerebro humano?

¿Sorprendido? ¿Te esperabas que la diferencia estuviese en algo tan sencillo como cocinar? Ahora bien, no hay que quedarse sólo con esta parte. Este vídeo nos cuenta cosas realmente interesantes que yo creo que merece la pena que comentemos aquí entre otras cosas porque, con la de cosas que dice esta mujer y la velocidad con lo que lo hace, es posible que nos hayamos perdido algo.

Yo te voy a contar detalles que me han llamado la atención y tú ya luego me dices si me he equivocado mucho o si hay algo que a ti te haya sorprendido más.

Curiosidades sobre el cerebro humano

Lo primero de todo y lo que para mi es la clave de toda la explicación es que los cerebros de los diferentes animales no están hechos de la misma forma. Mucho se habla entorno a este tema pero yo me quedo principalmente con que:

  • A mayor tamaño del cerebro no mayor número de neuronas.
  • Dos cerebros del mismo tamaño no tienen porque tener el mismo número de neuronas.

Relación entre el cerebro humano y el tamaño del cuerpo

  • El cerebro de los primates se forma de diferente manera que el de las ratas.
    Por ejemplo, Mientras que nuestras neuronas se mantienen del mismo tamaño a medida que aumenta el de nuestro cerebro, dando por tanto la posibilidad de contener mayor número de neuronas, las neuronas de las ratas aumentan de tamaño a la vez que lo hace el cerebro, esto impide que su cerebro crezca en número de neuronas.

    Conclusión: el cerebro de un primate siempre tendrá más neuronas que cualquier otro del mismo tamaño.

El cerebro humano es cerebro de primate

Lo segundo que me llamó la atención fue que las neuronas y el tamaño del cuerpo se relacionan entre sí.

Es decir, cuanto mayor sea el cuerpo y mayor número de neuronas se tenga, mayor será la cantidad de energía que se necesite. Razón por la que los primates tienen menos neuronas que las personas al necesitar más energía para mantener sus enormes cuerpos a través de la búsqueda e ingestión de alimentos.

La tercera, y con relación con lo anterior, descubrimos cómo el hecho de cocinar, que como bien explica Suzana, conlleva alimentos más suaves, fáciles de comer y por tanto una mejor digestión en el estómago, nos hace producir mucha energía en poco tiempo y como consecuencia nos permite tener más tiempo libre para emplear nuestras neuronas en otras cosas. Es decir, toda la energía que los primates tienen que emplear en toda esa búsqueda e ingestión de la comida, la cual dura unas 8 horas al día, nosotros podemos emplearla en hacer otras muchas cosas que han dado lugar a todos esos avances de nuestra sociedad.

Evolución del cerebro humano

Y por último y como dato muy curioso es cómo toda esta evolución que hemos sufrido las personas nos está llevando a un consumo de comida tan prefabricada y sucia que está perjudicándonos seriamente la salud, lo que está haciendo que volvamos a esos alimentos más naturales propios del pasado.

Yo tengo que seros sinceros y deciros que esta explicación me ha sorprendido mucho y que sí, me la voy a creer hasta que alguien diga lo contrario. ¿Tú que opinas? ¿Crees que todo esto tiene sentido o conoces teorías alternativas que te parezcan más razonables? Cúentanos en los comentarios y ya sabes: “Comparto, luego existo“.

Fotos vía: youtube