Que en España hay talento, lo sabemos de sobra. Durante los últimos años, muchos de ellos han emigrado en busca de un futuro mejor y nuevas oportunidades en un fenómeno conocido como “fuga de cerebros”. Hoy queremos que conozcáis a Rebeca Minguela, una de las jóvenes promesas españolas con más potencial en la rama de la ingeniería.

Seguro que de aquí en adelante vas a escuchar su nombre de manera asidua. Sigue leyendo, porque merece la pena conocer su trayectoria. Me apuesto una mano a que esto es sólo un aperitivo de todo el éxito que aún está por llegarle.

Conozcamos a Rebeca Minguela

Esta joven nació hace 35 años en la pequeña localidad segoviana de Cuéllar. Quién iba a adivinar que aquella niña iba a ganarse a pulso un futuro tan brillante.

Sus primeros años de formación transcurrieron en un colegio público. Algo de lo que afirma sentirse orgullosa por todo lo que le aportó. Más tarde, cursó la Ingeniería Superior de Telecomunicaciones en la Universidad Politécnica de Madrid con un expediente digno de admiración. Algo que durante su cuarto año de carrera compaginó con unas prácticas profesionales que consiguió en IBM.

Rebeca Minguela foto en blanco y negro

Una de sus claves: la formación

Rebeca Minguela no se conformaba con eso. Echaba de menos la información y el acercamiento empresarial típico de enseñanzas privadas, así como disponer de una red de contactos que ella misma ha tejido a base de buenas decisiones.

Con un Máster en Tecnologías de la Información en Stuttgart (Alemania), su trabajo como ingeniera en Siemens y en la Agencia Aeroespacial de Alemania, tres años como consultora estratégica en The Boston Consulting Group, un MBA en Harvard Business School, su asesoramiento a fondos de inversión tecnológicos de Londres y su labor emprendedora en Sillicon Valley, no es de extrañar que haya llamado la atención del Foro de Davos.

Un pequeño paréntesis

Por si te suena a chino, el Foro Económico Mundial es una organización de carácter colaborativo sin ánimo de lucro que reúne a mandatarios, dirigentes, líderes de empresas y personas de elevado prestigio mundial.

Más de 2500 personas se dan cita anualmente en uno de los eventos más esperados: el Foro de Davos, que toma su nombre de la ciudad suiza en la que tiene lugar y cuyo objetivo se centra en identificar y analizar los retos y oportunidades del panorama internacional, además de las tendencias geopolíticas, económicas y sociales a nivel global.

En enero de 2017 la globalización, el Brexit, la destrucción del empleo a causa de la robotización, en lo que ya se conoce como la IV Revolución Industrial, o el aumento de la desigualdad entre clases, fueron los temas sobre los que giraron las más de 400 reuniones bilaterales.

Rebeca Minguela Foro de Davos

La otra faceta de Rebeca Minguela: la emprendedora

Tras sus estudios, Rebeca Minguela se lanzó a la piscina del emprendimiento. Fruto de su trabajo creó Blink en 2011. Una app que basada en un algoritmo obtenía las gangas hoteleras ofertadas tras las cancelaciones de última hora. Registró tal crecimiento en un año, que Groupon la compró en 2013 siendo ya líder en el sector.

Actualmente, la joven cuellarana es Fundadora y CEO de la empresa Clarity. Mediante algoritmos de Inteligencia Artificial y Big Data, están desarrollando un software que trata de maximizar el impacto social de empresas reduciendo la desigualdad.

¿Cómo se logra esto? Permitiendo que inversores y consumidores entiendan el impacto en la sociedad de las empresas, organizaciones y gobiernos, canalizando el capital hacia entidades socialmente más eficientes. Un modo de invertir o consumir acorde a los intereses y la ética de cada uno.

De manera paralela, ha liderado la transformación digital del Grupo Santander y está inmersa en los inicios de una startup de la incubadora de Harvard Business School.

Rebeca Minguela Proyecto Clarity

Imposible no fijarse en Rebeca Minguela

Conociendo sus valores, su implicación con diversas ONGs y su impecable trayectoria, sucedió lo inevitable. Su compromiso social y su lucha por fomentar el papel de la mujer en la empresa bien le ha valido para ser la única española en la lista de los 100 Jóvenes Líderes Mundiales que nombra cada año el Foro Económico Mundial.

Rebeca Minguela deberá comprometerse a trabajar durante 5 años en proyectos relacionados con los tratados en el Foro de Davos. Una oportunidad para crear sinergias y unir fuerzas para solucionar las dificultades del mundo actual.

Escucharla es una inyección de arrojo y valentía mezclada con una humildad que la dotan de un magnetismo especial. Oírla hace tomar la consciencia y la cordura necesaria para entender que las cosas pueden salir mal, pero precisamente es en ese punto donde la oportunidad de mejorar y de triunfar existe.

Por esta lista han pasado personalidades como el presidente de Francia, Emmanuel Macron; el cofundador de Google, Larry Page; la CEO de Yahoo, Marissa Mayer; el presidente de Alibaba Group, Jack Ma; o famosos actores involucrados en causas sociales como Leonardo DiCaprio o Ashton Kutcher.

Rebeca Minguela en coloquio

¿Cómo será el futuro, Viajeros Inquietos?

Debemos hacer algo para que personas como Rebeca Minguela se sientan productivas y tengan más incentivos en su país que fuera de él. Estoy muy de acuerdo con ella cuando dice que “es bueno que la gente se forme fuera siempre y cuando vuelva”. Y es que si formamos talento y lo exportamos… ¿qué nos queda? Un país sin futuro.

Es vital salir, abrir la mente, conocer culturas y entornos de desarrollo y de trabajo ajenos… Pero cada día me pregunto: ¿qué es lo que estamos haciendo mal? ¿Qué deben hacer empresarios y políticos para retener a tantos jóvenes valiosos que están formándose en España? Se trata de un problema muy grave al que no se presta la atención que debería.

Me siento orgullosa de Rebeca. Admiro su valentía, su resiliencia. Sin duda es todo un referente, una muestra de que las mujeres también pueden ocupar puestos directivos. Y como ella, todas las Rebecas, Marías, Elenas, etc… Somos muchas las que luchamos para que el mérito no dependa del hecho de ser mujer y hacer bien nuestro trabajo. Debería ser algo inherente a cada persona que ocupe un puesto, ¿no?

Personas de gran valía como Rebeca Minguela merecen más reconocimiento y apoyo. No remolonees y comparte su historia y trayectoria en las redes sociales, se lo ha ganado. ¡A comerte el mundo, Rebeca!

Fuente e imágenes: DSN, TotumRevolutum y El Mundo.