Al igual que os dije al principio del post de Handie, el guante masturbador, en este post voy a hablar como me sale de los cojones. Por eso, si eres sensible a algunas palabras mal sonantes, mejor que dejes de leer ya que no quiero herir tu sensibilidad.

De toda la vida, que te digan ¨¡me cago en tó tu puta madre!¨ ha dolido más que te digan ¨¡que malo eres!¨. Y ya no sólo dolido, siempre que se dirigen a nosotros con palabrotas, el mensaje queda totalmente claro en nuestra mente.

Una pena que haya personas que piensen que si alguien dice ¨puta¨, ¨cabrón¨ o ¨hijo puta¨ es señal de que no ha recibido una educación en condiciones a lo largo de su vida.

Como yo estoy a favor de todos esos cabronazos que dicen palabrotas y que no me hacen pensar si lo que dijeron es así o puede tener otro significado, quiero presentaros a Zach Golden y su libro ¨ What that fuck should I make for dinner?¨ (¿Qué coño debería hacer de cena?) Un libro que como habrás podido pensar es de recetas pero que tiene una original forma de presentarse mucho mejor que cualquiera de Ferran Adriá y compañía. De ahí que digamos que es un libro de recetas para adultos.

Recetas para adultos presentadas como Dios manda

Todo comenzó una noche cuando Zach Golden se dispuso a prepararse algo para cenar. Como no tenía ni puta idea de que hacer, decidió meterse en Internet y poner “whatshouldIdimakefordinner.com”.

Al ver que esa web estaba pillada decidió que porqué no crear una nueva pero con el “fuck” de por medio. Así nació “whatthefuckshouldimakefordinner.com“, una web que simplemente te ofrece recetas de cocina pero de una forma peculiar.

Lo que hace es ponerte una receta y diferentes opciones como son, traducidas a mi gusto:

  • No me gusta esta puta mierda
  • No como puta carne
  • No soy un puto vegetariano
  • Quiero comprar tu puto libro
  • Estoy jodidamente sediento.

Ejemplo de la web de recetas para adultos

Vaya, que encima es bastante completo ya que si pinchas en que no te gusta la carne te llevará a platos vegetarianos, si dices que no eres vegetariano te llevará a carnes, si dices que estás sediento te ofrecerá recetas pero de bebidas alcohólicas y si dices que quieres el libro, te llevará a Amazon para que lo compres.

Y además tiene un funcionamiento súper simple. Si pinchas sobre la receta te llevará a una web llamada ¨Cookstr¨ donde verás la foto del plato, ingredientes, cómo hacerlo y hasta información nutricional de lo que vas a comer. Yo os pongo un ejemplo de espinacas con no sé qué mierda más que no me lo comía ni a guantazos.

Recetas para adultos-Espinacas

¡Ah! y que no se me olvide avisaros de que os fijéis en las frases que aparecen siempre encima de la receta. Tienen su gracia. Por ejemplo, la de la receta que os puse arriba es ¨tu indecisión es mucho menos apetitosa que alguna jodienda¨ Lo cierto es que cuesta traducirlas para que tengan sentido.

¿Funciona esta forma de hacer las cosas?

Si hablamos como nos sale de los mismísimos pero no le gusta a la gente, ¿qué sentido tiene? A diferencia de lo que puede que algunos de vosotros estéis pensando, esta forma de presentar recetas ha tenido un éxito brutal.

Concretamente más de 42 millones de personas han visitado ya la web lo que hizo que le pidieran a Zach que escribiese 3 libros de recetas, a su estilo claro… Uno es el que ya os contamos y los otros dos son “Cooking for A**holes” o lo que es lo mismo: “Cocinando para gilipollas” y “What the fuck should I drink?” o “¿Qué coño debería beber?”

Segundo libro de recetas para adultos

La pena es que no pueda contaros cuantos libros ha conseguido vender este hombre a través de esta gran estrategia de marketing pero por lo pronto os dejo con su Facebook el cual tiene unos cuantos “me gusta”.

Vaya, que para mi este tío es un puto crack capaz de demostrar que la cocina se puede presentar de una forma diferente y de que a las personas nos mola eso de los insultos y de que nos hablen claro. Coño, y es que no me digas tú que decir un: ¨no me gusta esta puta mierda¨ te deja mejor que un ¨no gracias no me apetece¨

A ver si conseguimos ver esta misma estrategia en otros sectores como por ejemplo…no sé, el de la ropa. ¿Te imaginas que te muestren una camiseta y las opciones sean ¨esta talla es para flacos de mierda y yo soy un puto gordo¨ o ¨quita esa basura para catetos hijos de puta de mi vista¨? Seguro que a más de uno le molaría más que dar click en ¨añadir a la cesta¨

¿Qué te parece a ti? ¿Te parece demasiado dura esta forma de presentar o al igual que a mi te gustado? No tengas miedo en putearme en los comentarios, para eso estamos, cabronazo 😉