Educación religiosa obligatoria, educación religiosa alternativa, sin duda uno de los temas más polémicos de los últimos tiempos tanto en escuelas como en hogares.

¿Es tan importante que un niño crezca bajo una religión sea del tipo que sea? ¿Influye para bien en su forma de ser o lo llena de incoherencias que le pueden perjudicar de gran forma a lo largo de su vida?

Para dar respuesta a todas estas preguntas y de camino crear un poco de polémica, el escritor Phil Zuckerman ha presentado su nuevo libro ¨Living the Secular Life¨ o lo que es lo mismo ¨Viviendo la vida secular¨. Un libro en el que nos pone al día de todos los datos obtenidos a lo largo de diversos estudios realizados durante más de 40 años y que nos demuestran cómo criar a nuestros hijos bajo una religión es, sin ninguna duda, una de las peores cosas que podemos hacer.

Religión y educación cuanto más lejos mejor

Según nos cuenta este escritor, en Estados Unidos ha habido en los últimos años un enorme incremente del número de personas que crecen en hogares sin ningún tipo de religión. En concreto, en el año 1950, menos del 4% de las personas vivían en una familia de este tipo, subiendo hasta un 11% en 1970 y dando como resultado en la actualidad un 23% de estadounidenses adultos y un 30% de jóvenes entre 18 y 29 años que no creen en ningún tipo de religión, poder superior o cualquier otra cosa.

Religión y educación-Evolución del hombre

¿Un grave problema esto para la súper potencia mundial ya que sus calles deben estar llenas de pecadores inmorales que van haciendo el mal allá donde van? Ni mucho menos. De acuerdo con el profesor de gerontología y sociólogo Vern Bengston y tras un estudio que se realizó a lo largo de 40 años, lo que se observó fue lo siguiente:

  • Altos grados de solidaridad familiar y acercamiento emocional entre padres y jóvenes no religiosos.
  • Fuertes bases éticas y valores morales en las personas no religiosas.
  • Padres más coherentes y apasionados por los principios éticos que otros muchos religiosos.

A su vez, los estudios desvelaron cómo las personas sin una educación religiosa tenían unos valores morales propios y formas de actuar que los diferenciaban de las religiosas. Algunos de ellos eran:

  • Los problemas se solucionan de forma racional.
  • Mayor autonomía personal.
  • Pensamiento independiente.
  • Evitan el castigo corporal.
  • Espíritu de ¨preguntarse todo¨.
  • Empatía.

En definitiva, un planteamiento de vida basado en un único principio: recíproca empatía. Algo conocido para algunos como ¨la regla de oro¨ y para otros muchos bajo la famosa frase de ¨trata a los demás como te gustaría ser tratado¨. Curioso que esta frase sea aplicada constantemente por religiosos de todo tipo y, sin embargo, se vea más latente en la vida de aquellos que no lo son.

Algo que queda totalmente explicado en las siguientes palabras que pertenecen a una madre que contaba la forma que tenía de educar a sus hijos sin meter por medio la religión:

¨La forma en la que enseñamos a nuestros hijos lo que está bien y lo que está mal es inculcándoles el sentido de la empatía, cómo se sienten otras personas.

Lo que tiene toda la lógica del mundo en lugar de haciendo creer a los niños que hagan lo que hagan siempre habrá un ojo vigilándolos y dispuesto a premia o castigar sus acciones.

Esta misma madre continuaba:

Si todo se lo enseñamos a nuestros hijos en base a un Dios, ¿qué pasa si a lo largo de su vida se llegase a plantear su existencia? ¿Todos sus valores y formas de plantear la vida caerían?

Yendo más allá, se estudió la diferencia entre los niños educados bajo una religión y los que no obteniéndose conclusiones como las siguientes:

  • Los niños seculares tienen menos riesgo de preocuparse por lo que otros niños piensen de ellos.
  • Cuando crecen, los niños no educados bajo ninguna religión son menos racistas, vengativos, nacionalistas, militaristas, autoritarios y más tolerantes que la media de los adultos religiosos.

Religión y educación-Niños

Además, y como datos que siguen ¨machacando¨ la teoría de la necesidad de una religión para el bien común, se descubrió que las personas sin ningún tipo de creencia religiosa, tienen una mayor aceptación de fenómenos tan relevantes como el cambio climático y apoyan más la igualdad tanto de hombres y mujeres como entre heterosexuales y homosexuales.

¿Sigues pensando que no tienen sentido mis palabras y que no tiene nada que ver la religión en la forma de ser de una persona? Pues como dato curioso déjame que te cuente que, en 1990, se estudiaron las creencias de los presos de las diferentes cárceles americanas, descubriéndose que sólo el 1% de los presos no tenían ningún tipo de creencia religiosa.  Algo que no creo que resulte tan raro teniendo en cuenta que muchas de las desgracias que ocurren hoy en día tienen como justificación a Dios, Alá y demás otros personajes religiosos.

Vaya, que si tenemos en cuenta todo esto y que los países con menos nivel de creencias religiosas como por ejemplo Suecia, Dinamarca, Japón o Nueva Zelanda, son también los que menos indice de violencia tienen, ¿todavía podemos seguir pensando que no es un error educar a nuestros hijos bajo una religión?

Dos temas delicados el de la educación y el de la religión que, por mucho que pasen los años, seguirán estando presente en forma de debate. ¿Debemos hacer caso a los datos y cambiar la forma en la que educamos a nuestros hijos o mejor pensar que estos datos son el resultado de 4 locos sin conocimiento alguno que van en contra de la religión?

Si me permitís mi opinión, creo que los hechos son bastante claros y que sí hay una gran relación entre la religión y la forma en la que crecen nuestros hijos. ¿Que esa forma de crecer, esa personalidad a la que da lugar sea mejor o peor? Pues mira, cada uno es como es y sabrá qué es lo mejor para sus hijos.

Lo importante es que cada uno tenga conciencia de lo que dice tanto la religión como la ciencia y que actúe como mejor crea. Yo tengo claro que intentaré por todos los medios que mi hijo tenga conocimiento de ambas teorías para que elija por sí mismo

Y tú, ¿crees que educar bajo una religión es un error o todo lo contrario? El debate está servido.

Lo bueno, se comparte.

Fotos vía: walskium/ciencimat/njfamily