¿Y si te dijera que hay una especie de cápsula que te permite desconectar del mundo? Seductor, ¿verdad? Hoy quiero hablarte de un proyecto que, exceptuando algunos detalles que voy a contarte, me parece muy bueno. Se trata de un hotel flotante que llevaría el placer de la desconexión a un nivel superior, ¿no te parece?

Vivimos una época de tiempos revueltos en los que viendo la televisión (¡maldita TV!) a menudo deseo apagarla y pedirle una pausa al mundo. Pues este hotel flotante sería un buen lugar para escapar de esa sensación de cansancio. De ese hastío de guerras, políticos, tramas de corrupción, etc… Aunque solo fuese de manera temporal.

hotel flotante perspectiva

¿Un hotel flotante?

Esta propuesta es una idea original de un  estudio de diseño serbio llamado Salt & Water. Proyectaron un hotel flotante que ofreciese a sus huéspedes el lujo y las comodidades de un hotel de 5 estrellas fusionado con la privacidad que aporta una cabaña. Y dicho y hecho. Se pusieron manos a la obra para hacerlo real.

Este hotel flotante estaría compuesto por catamaranes individuales en el marco de un complejo hotelero insumergible como espacio común. Constaría de un muelle central de dos pisos que albergaría lo que sería la recepción. En ese mismo módulo los huéspedes también podrían acceder al resto de zonas comunes como el restaurante, el salón de actos o la cafetería.

A su salida, se extenderían dos muelles en los que atracarían los catamaranes individuales. Éstos podrían separarse del muelle y navegar hasta un lugar más privado para “descolgarse” así del complejo. Eso sí, olvídate entonces de llamar al servicio de habitaciones.

hotel flotante edificio principal

Ganadores del Premio Millennium Yacht Design

Esta original idea fue justa ganadora del premio Millennium Yacht Design en 2015. Un premio proyectado para permitir a la industria turística el promover aguas y ríos de zonas más pequeñas que hubieran sido considerados previamente poco aptos para la construcción de hoteles o para el acceso de cruceros.

Objeto de estudio en este proyecto también ha sido la posible colocación de pequeños muelles pensados con el fin de crear áreas de descanso, así como para recolectar los residuos. Todo esto permitiría a los huéspedes del hotel pasar más tiempo lejos del módulo central e incluso alejarse un poco más a través de una zona estrecha del río, algo que resultaría impensable con la típica embarcación de crucero.

Cada catamarán dispone de salón, cocina, baño y de un pasillo con almacén individual por si te quieres quedar una temporadita. El piso de arriba quedaría reservado para el dormitorio. Una pequeña transformación permitiría albergar dos personas más añadiendo una cama doble en el salón. Se puede maniobrar el catamarán, girándolo para estar frente al sol cuando se desee, y el diseño en madera ofrece vistas constantes sin sacrificar privacidad.

hotel flotante collage fotos

Preámbulos de este hotel flotante

Lo que Salt & Water ofrecen es unir dos formas diversas de disfrutar las vacaciones. Su proyecto de innovación arquitectónica y entendimiento de la industria hotelera aporta un aire nuevo tanto a la arquitectura como al concepto de turismo que, seguro, no parará aquí.

Aunque la idea es original, no han sido los primeros. Los precursores que pudieron servirles de fuentes de inspiración fueron:

  • Diseño copo de nieve: Uno de los primeros diseñadores en pensar en un hotel flotante fue la firma de arquitectura Dutch Docklands. Ésta ya ha comenzado la construcción de uno en forma de copo de nieve en Noruega. Lo más maravilloso es que, desde él, los huéspedes podrán contemplar la preciosa aurora boreal.

hotel flotante copo nieve

  • Diseño cabaña ecológica flotante: El diseñador holandés Marijn Beije también ha hecho planes para proveer catamaranes flotantes. Diseñados como una cabaña ecológica y flotante a través de sus asociados APHoutconstructies.

hotel flotante ecológico

¿Te atreves a probarlo?

Te confesaré lo que una viajera inquieta como yo opina al respecto. Y es que me fascinaría probarlo, creo que la idea del proyecto es buena, pero quizás hay detalles que no se hayan contemplado. ¿Qué pasaría si hay un tsunami, un desborde en el río o una increíble sequía?

Sí, sé que suena catastrófico, pero no sé hasta qué punto un negocio es viable ante tanta incógnita de la naturaleza. Pero vamos, que yo… me aventuraría ahora mismo. Eso sí, siempre que fuese bajo unas buenas condiciones marítimas, climatológicas y sin sustos de la naturaleza. ¡Que se pare el mundo, que yo me subo en uno de estos catamaranes!

Para que te animes, te adelantamos este pequeño vídeo de 2 minutos que seguro te animará a querer vivir alguna que otra noche en un emplazamiento como éste:

Fue hace tiempo cuando te hablamos de Sealander, un yate-caravana que podría hacerte desconectar igual, pero no era un hotel. ¿Cuál de los dos preferirías y por qué? No seas tímido y cuéntanoslo en los comentarios, queremos saber que existe vida ahí al otro lado de la pantalla 😉

¡Ah! Y no olvides compartir en tus redes sociales, a ver si cuela y alguien te invita.

Ya sabes que como siempre digo… ¡compartir es descubrir!

 

Fuente: Archdaily