A lo largo de estos últimos años hemos pasado por tantas modas que hasta me cuesta acordarme de todas. El mítico gangnam style, el Ice Bucket Challenge, esa absurda moda que le dio a algunos famosos de no lavarse el pelo con champú…

Pero si hay una que hace un tiempo salió a la luz y que todavía se sigue viendo por la calle, es la de grabar un segundo de cada día durante un periodo de tiempo determinado.

Una nueva especie de ” album de recuerdos¨ que fue creado por un newyorkino de 30 años llamado César Kuriyama y cuyo objetivo era poder recordar a lo largo de toda su vida esos pequeños momentos y detalles del día a día que muchas veces olvidamos.

Cómo surgió y que descubrió haciéndolo nos lo cuenta él mismo en una charla muy interesante que os dejo a continuación y de la que yo destacaría 3 cosas:

  • Grabar un segundo de cada día te obliga a hacer cosas interesantes que merezcan la pena ser grabadas.
  • Grabar un segundo de un día te permite recordar todo lo que pasó en él.
  • Los momentos malos también merecen ser grabados durante un segundo para que nunca olvidemos que están ahí.

Además, os dejo con el vídeo completo que se ve en su presentación por si os interesa verlo más tranquilamente.

El “Second a day video” como arma de denuncia

Así, a primera vista, este tipo de vídeo no parece tener mayor atractivo que el de poder recordar en pocos minutos, como ha sido un periodo de tiempo de tu vida. Sin embargo, hay personas, empresas y organizaciones que han sabido darle la vuelta para sacarle un partido increíble.

En concreto, Save The Children ha lanzado una campaña usando este tipo de vídeo que no ha dejado indiferente a nadie. En él, la ONG nos presenta a una niña inglesa celebrando su cumpleaños, yendo al colegio, montando en bici…Una niña feliz como cualquier otra. Pero de repente algo pasa, la niña se ve obligada a huir de su casa debido a los constantes bombardeos que conlleva estar en guerra. Lo que antes era felicidad, se transforma en puro sufrimiento.

¿Qué significa esto? Con este vídeo y con un mensaje muy claro al final que dice ¨sólo porque no esté ocurriendo aquí, no quiere decir que no esté ocurriendo¨, Save The Children quiere captar nuestra atención para que nos demos cuenta de una vez por todas de la grave situación que están pasando los niños en Siria.

Todo un éxito en las redes sociales que cuenta ya con más de 45 millones de visitas en Youtube.

Como siempre que surgen estas campañas, no podemos decir si esos millones de visitas se han traducido en ayuda o si, al igual que a pasado en muchas otras, son pura curiosidad de muchos y muchas que miran para luego olvidar.

Fuere como fuere, nos quedamos con el poder que tiene este formato y de cómo, por mucho tiempo que haya pasado desde sus inicios, sigue siendo una herramienta de lo más actual.

Además, si quieres ver otro ejemplo de este tipo de vídeos que lo ha petado, échale un ojo al post que escribimos sobre ¨la campaña contra la violencia de género que dio la vuelta al mundo¨. No tiene ningún desperdicio.

¿Realmente son tan potentes estos vídeos? ¿Por qué lo son?

Lo bueno, se comparte.