¿Os imagináis que pudierais enviar e-mails que se autodestruyen? ¿Que un e-mail que habéis enviado desaparece de la bandeja de entrada del destinatario por si sólo? Pues ésta es la idea de SendPluto, Start-up de nueva creación ubicada en Cambridge, Massachusets.

Aunque ahora mismo se trata tan sólo de una versión Beta, e incluso para esta tendremos que hacer cola (parece que la idea ha gustado entre el público objetivo), si sabes inglés y le echas un vistazo a su web te podrás hacer a la idea de que servicios concretos ofrecen. Para los españoles cerrados no os preocupéis, que nosotros os lo contamos.

SendPluto. Toma el control de tus e-mails.

El servicio estrella que SendPluto nos ofrece es, como ya os he comentado, enviar e-mails que se autodestruyan en un plazo previamente fijado por quien los envíe. Ahora bien, también nos darán la opción de editar un e-mail ya enviado y todavía no abierto (cosa muy útil para los despistados como yo, que de disgustos me habría ahorrado esto..). También podremos saber cuándo el e-mail ha sido leído y cuáles siguen vivos aún.

SendPluto - Personaliza a que hora quieres que tu e-mail se destruya

Todo esto no serviría de nada si no pudiéramos implementarlo a nuestras cuentas de e-mail ya existentes. Me explico: es un servicio que podemos ‘implementar’ en nuestra ya existente cuenta, no tenemos que abrirnos una específica.

Partiendo de esta pequeña introducción sobre el servicio en concreto, la verdad es que llevo 10 minutos con la sonrisa en la cara al pensar en los diferentes usos que a todo esto se le podría dar.

SendPluto - Disfruta de sus ventajas en tu propia cuentaClaro que desde un punto de vista profesional te puede ayudar a reducir las ”huellas” on-line que dejas, te puede ahorrar algún que otro desastre al permitirte eliminar e-mails ya enviados pero no leídos etc etc. Pero señoras y señores, no nos engañemos, esto se ha inventado para gastar bromas pesadas, y si no que vengan y me lo demuestren a mi.

Las posibilidades son inagotables, pararos a pensarlo un momento, imaginaros un e-mail con información falsa o montajes de photoshop que le envías a un novio celoso y cuando quiere enseñárselos a la novia ya no están. Imagina la de apuestas, la de ”si yo fuera tu iba corriendo a leer mi e-mail”. En definitiva, un cachondeo.

La herramienta y las posibilidades están ahí, ya depende de cada uno de nosotros el cómo y para qué usarlas. ¿Tu que harías? ¿Le darías uso profesional o te limitarías a gastar bromas pesadas? Tu decides.

¡¡¡No olvides compartir!!! 😀 😀 😀