Si eres del tipo nostálgico y te gusta recordar o revivir tiempos pasados, lo que te voy a contar te va a encantar (y si no, desmiéntemelo).  ¿Qué de qué hablo? Pues de…Smart Boy 😮

Todo empezó con una broma

Sí, una broma. En el April’s Fool Day una empresa quiso gastar una “pequeña”. Hyperkin hizo creer a los fans de Game Boy que lanzaba un dispositivo que permitía convertir sus iPhone 6 Plus en una consola real.

Esto era además una prueba que lanzó Hyperkin para comprobar las reacciones del público hacia esa posibilidad.

Cuando vieron la repercusión que tuvo entre la comunidad, decidieron convertir una simple broma en algo más, que denominaron Smart Boy.

Revivir viejos tiempos es posible con Smart Boy

Smart Boy consiste en una funda, en la que introduces tu Smartphone y que permite insertar los viejos cartuchos de la Game Boy.

Esta funda tiene un diseño muy similar a la primera Game Boy, con la cruz para la dirección y los botones A y B.

Su funcionamiento, la verdad, es muy simple. Solo debes introducir tu móvil en la funda, conectar la app asociada, introducir el cartucho y… ¡a jugar!

Asi funciona Smart Boy

Por ahora, solo admite dispositivos Android 4.4 Kitkat o superiores y de no más de 5,5 pulgadas. Además se conecta mediante micro USB.

Aunque no se descarta, que si en un futuro tiene éxito, se lance una versión para iPhone.

Se prevee que salga a la venta a partir del 1 de diciembre y que tenga un precio de 60 dólares (54 euros).

Sistema abierto para desarrolladores

Asimismo, Hyperkin, ha querido poner a disposición un kit de desarrollo a través de su web para que puedan probarlo y añadir mejoras a la funda.

Incluso, el software y puerto USB son de código abierto, es decir, que están al alcance de todo aquel que quiera investigar e innovarlo.

Esto deja posibilidad a que la Smart Boy mejore su funcionamiento y llegue a crear el mismo furor que tuvo en su tiempo la antigua consola.

El pero que le veo es poder encontrar cartuchos antiguos para poder jugar, además de la cantidad de simuladores de la Game Boy que existen hoy en día.

Pero eh, a mi me ha encantado. Tener la posibilidad de revivir mi niñez con esta funda sintiendo que tengo una verdadera Game Boy en las manos, no tiene precio.

Y, a ti, ¿qué te parece? ¿Quieres una funda Smart Boy ya? ¿Le encuentras utilidad o solo es marketing?

Espero vuestras opiniones, pero, eso sí, no os olvidéis que compartir es sonreír 😉

Imágenes e información: El Diario